24 Noviembre 2022

Las estaciones de control que el Ideam tiene abandonadas en pleno invierno

Crédito: Foto ilustración: Yamith Mariño

El sindicato Sintraideam denuncia que, de 682 estaciones hidrometeorológicas automáticas, 203 están fuera de servicio y 75 están en riesgo de quedar deshabilitadas en los próximos días.

Por: Juliana Ramírez

Las estaciones hidrometeorológicas del Ideam tienen como función monitorear las precipitaciones, la temperatura, la humedad y los caudales de los ríos, entre otros factores climáticos. En temporada de lluvias, su labor es crucial. Por eso, el sindicato de la entidad no se explica por qué, de las 682 estaciones automáticas, 203 están fuera de servicio y 75 están en riesgo de quedar deshabilitadas en los próximos días. Máxime cuando las noticias diarias relatan los desbordamientos de ríos en Antioquia, Valle del Cauca, Cundinamarca y la costa Caribe.

estaciones

Alfonso Montilla, presidente de Sintraideam, explica que el abandono de las estaciones no solo configura un detrimento patrimonial sino que debilita la capacidad del Ideam de ofrecer pronósticos acertados.

“Cuando una estación deja de funcionar, se pierden las estadísticas históricas de información hidrometereológica y ambiental; en consecuencia, no se tiene datos para brindar al país una información clara y oportuna, con el agravante de que estamos en temporada de invierno. Es decir, es información que puede ayudar a prevenir tragedias”.

Una de las situaciones más criticas, según el sindicato, es el área operativa 03 - Villavicencio, desde donde se cubren los departamentos de Meta, Vichada, Guaviare, Vaupés y Guainía. En las siguientes fotos se puede ver el estado de dos estaciones en el río Meta denominadas Agua Verde y Santa María.

agua verde

 

santa maria

Los taludes de ambas estaciones se están derrumbando y requieren, según explica Jorge Pedroza, técnico operativo del Ideam en Villavicencio, una instalación de sección de miras, que son una especie de reglas para medir el nivel del río.

“Con esos dos ejemplos nos podemos dar cuenta de que la mayoría de las estaciones del Meta o Inírida, como Aceiticos, Primavera y Puerto Carreño, no tienen el equipamiento completo y requieren miras. La red hidrometereológica está caída por cuenta de la falta de visitas de mantenimiento, que se deben hacer en época seca”, explica.

carimagua

En la anterior imagen se ve el estado de le estación Carimagua, en el Meta. Tiene el malacate oxidado y el gabinete roto. Esta estación no se ha podido operar por falta de insumos y presupuesto, según denuncia Sintraideam.

Que una estación esté fuera de servicio también implica riesgos para los funcionarios del Ideam, como lo muestra el siguiente video.

Alfonso Montilla, presidente de Sintraideam, indica que varias estaciones convencionales también se encuentran fuera de servicio y que, además, se han retrasado los pagos a los observadores voluntarios que recogen información de dichas estaciones tres veces al día y que, generalmente, son campesinos.

¿Qué dice el Ideam?

La entidad aclara que tiene en operación 2.625 estaciones convencionales y automáticas y que las infraestructuras por fuera de servicio denunciadas por el sindicato sólo representan el 9%.

La directora, Yolanda González, explica que el Ideam hace un monitoreo permanente, apoyado por las 11 áreas operativas en el país y por el Grupo de automatización perteneciente a la Subdirección de Hidrología.

González también niega que las estaciones se hallen abandonadas. “Se hacen mantenimientos preventivos y visitas técnicas, así como se mantiene comunicación permanente con los observadores voluntarios para determinar su estado. La totalidad de la red activa opera en un 91,7 por ciento, y un 8,29 por ciento está en mantenimiento”, agregó González.

Distinto a lo que asegura el sindicato, el Ideam indica que las estaciones que no están en funcionamiento temporalmente lo están por la caída de hojas de árboles en la antena que transmite, polvo en el panel solar que dificulta el aprovechamiento de energía solar, un sensor perdido por una creciente súbita y algunos siniestros, pero que estos contratiempos no impiden que el Ideam siga cumpliendo a cabalidad su función.