12 Septiembre 2022

Las reculadas y embarradas de la ministra de Minas y Energía

Crédito: Yamith Mariño

La ministra Irene Vélez no ha tenido un buen comienzo con sus declaraciones públicas.

Cuando el presidente Gustavo Petro anunció el nombramiento de Irene Vélez como ministra de Minas y Energía, la primera pregunta fue si podría posesionarse en el cargo: sus estudios son en filosofía, nada relacionado con energía o minería, que son los temas de su cartera. 
 

Con la duda despejada y la ministra en el cargo, empezaron las declaraciones sobre las que hasta otros compañeros de gabinete se pronunciaron. Como cuando la ministra Vélez aseguró que, en línea con una de las promesas del presidente Petro, no se firmarían nuevos contratos de exploración ni explotación de hidrocarburos. 

Al paso le salió José Antonio Ocampo, ministro de Hacienda, que dijo que había hablado con el presidente sobre la necesidad de mantener por lo menos los contratos de exploración gasífera, dada su importancia para la autosuficiencia energética. 
 

Casi al mismo tiempo, la ministra aseguró que, en caso de necesitarse más gas, Colombia podría importarlo de otros países, por ejemplo, Venezuela. La afirmación causó tanto revuelo que tuvo que salir más adelante a decir que no empezaría la importación de este combustible.

Pero la idea se la tomó muy a pecho el embajador de Colombia en Venezuela, Armando Benedetti, que dijo recientemente que el país ya debería estar importando gas de Venezuela. Esta vez fue la ministra Vélez la que le salió al paso, a decirle que la prioridad del país es su autosuficiencia y por lo tanto no va a importar. 

Y como además Ecopetrol reveló el hallazgo de dos grandes yacimientos gasíferos en el Caribe colombiano, ahora la ministra de Minas y Energía dice que hallar gas en el país es de las mejores noticias y que ahora hay que esperar a que Ecopetrol diga si es viable o no explotar esos yacimientos. 

La ministra también es famosa por terminar abruptamente una rueda de prensa en su primera participación en un gran evento público: el Congreso Nacional de Minería. Y más recientemente por el lapsus que tuvo cuando dijo que el déficit del Fondo de Estabilización de Precios de los Combustibles (FEPC) es de 10.000 billones de pesos y no de 10 billones de pesos por trimestre.

Ahora, hasta los congresistas le piden que se rodee de un “dream team” que maneje los temas de energía y minería para que su labor mejore y sea la mejor para los intereses del país, como le sugirió un amable senador de la Comisión Quinta, al iniciar este lunes el debate de control sobre las tarifas de energía en el país. 

Cuando fue el momento de su intervención, la ministra pasó al atril con sus hojas de apoyo, como todos los demás, pero empezó a leerlas por lo que el presidente de la comisión, Inti Asprilla, tuvo que interrumpirla para recordarle que por ley está prohibido leer o "dar la impresión de leer" en las intervenciones en el Congreso. La ministra se disculpó, dijo que solo se guiaría con sus hojas, y siguió hablando por 30 minutos más.