26 Julio 2022

Moody's advierte que Colombia necesitará la confianza de sus inversionistas para crecer

Crédito: Colprensa

La firma de calificación crediticia considera que, aunque el país goza de un grado de inversión con perspectiva estable, tiene varios retos por delante para enfrentar los próximos años.

Renzo Merino, vicepresidente adjunto de Moody’s y analista principal para Colombia, señaló que aunque el país tiene un desempeño económico destacado en la región, necesita mejorar y mantener la confianza de los inversionistas internacionales para impulsar su crecimiento económico. 

Dentro de las revisiones mundiales y regionales que hace la calificadora Moody’s, todavía no se contempla una recesión mundial, como temen muchos, pero sí una desaceleración económica, impulsada por el menor consumo de los hogares del mundo ante la inflación y las tasas de interés más altas. 

Como es de esperarse, América Latina no es la excepción. Moody’s espera que las economías más grandes de la región mantengan un crecimiento cercano al promedio de los últimos años, que está alrededor del 3,5 por ciento. Dentro de este subgrupo, Colombia sería el alumno destacado que superaría el promedio, por lo menos en 2022. 

Para 2023, Merini advirtió que el país necesita mantener un crecimiento de entre 3,5 por ciento y 4 por ciento, para cumplir con las demandas sociales, a la vez que reduce el déficit fiscal, la deuda pública y los desbalances externos. 

“El crecimiento económico será importante para mejorar la sostenibilidad fiscal y reducir el nivel de deuda. Necesitan un nivel de PIB de entre 3,5 por ciento y 4 por ciento. Eso requiere la confianza de los inversionistas. Si hay un crecimiento menor, podemos ver complicaciones fiscales, como pasó en México, donde justamente por una menor confianza y crecimiento, bajamos la calificación”.

En ese sentido, Merino habló de la reforma tributaria que presentará el gobierno de Gustavo Petro. Aunque Moody’s espera todavía el proyecto para conocer los pormenores de la reforma y estará atento a cómo se desarrolla el debate, Merino destacó que serán importantes los consensos políticos y explicó que su escenario neutral sería una reforma que logre recaudo para compensar en parte el mayor gasto social y cerrar el déficit fiscal. 

Un escenario más positivo sería una reforma realmente estructural –como prometió, pero no logró el gobierno de Iván Duque en 2021– de modo que se cubra por completo el mayor gasto social y el déficit fiscal se cierre más rápido. 

Para Moody’s, aunque es una buena noticia que por ahora el Gobierno reciba más ingresos por el mayor precio del petróleo, es importante recordar que la Regla Fiscal se debe cumplir y destaca también la independencia del Banco de la República y la nueva Regla Fiscal, que generan confianza entre los inversionistas y además aseguran un mejor desempeño macroeconómico del país.

Finalmente, Merino señaló Colombia todavía tiene un perfil que se ajusta con las características de la calificación BAA2. Por ejemplo, su recuperación económica tras la pandemia ha sido robusta, aunque se ha basado en el consumo de los hogares y la inversión se ha rezagado a la vez que han aumentado los desbalances de las cuentas externas. Sin embargo, estos desbalances siguen estando financiados en su mayoría por inversión extranjera directa que es de más largo plazo e incluso durante la pandemia Colombia siguió recibiendo a inversionistas interesados en su deuda pública. Adicionalmente, la deuda del gobierno general incrementó 15 puntos porcentuales como consecuencia de la pandemia, pero se está recuperando más rápido de lo previsto inicialmente.