29 Agosto 2022

Reforma tributaria ¿para pagar la deuda?

Crédito: Yamith Mariño

Con las subidas de tasas de la Reserva Federal de Estados Unidos y el precio del dólar, el valor de la deuda que Colombia tendrá que pagar en 2023 es casi igual al monto que se espera recaudar en la reforma tributaria.

Mientras el gobierno prepara el nuevo proyecto de Presupuesto General de la Nación para 2023, el monto de deuda pública que habrá que pagar sigue subiendo por cuenta de las decisiones de Estados Unidos, la reputación de Colombia y la tasa de cambio. 

La Reserva Federal de Estados Unidos, igual que la mayoría de los bancos centrales del mundo, sigue luchando contra la inflación con su principal instrumento: las tasas de interés. Pero el efecto para Colombia y los demás países emergentes es la subida de la deuda. A eso se suma la devaluación de la moneda local, que hace más difícil de alcanzar la cantidad de dólares que se deben pagar. 

Como si fuera poco, la llamada prima de riesgo de Colombia está subiendo por ser un país emergente y porque al gobierno nuevo todavía le falta explicar muchos de sus planes para la economía y el desarrollo del país en los próximos cuatro años. 

Entre todos estos factores, Investigaciones Económicas de Bancolombia calcula que en 2023 habría que pagar 16,2 billones de pesos más; lo cual significa que el pago de la deuda en el presupuesto nacional tendría que fijarse, por lo menos, en 69,9 billones de pesos. 

Algo similar ha advertido el Comité Autónomo de la Regla Fiscal (CARF), que destaca que el país está destinando el 26 por ciento de sus ingresos tributarios para pagar deuda pública, cuando el promedio histórico del país es de 19 por ciento. 

Si la cosa sigue como va, según el grupo de investigaciones de Bancolombia, el pago adicional de la deuda en 2023 podría aumentar a los 25 billones de pesos, el mismo valor que el gobierno espera recaudar por la reforma tributaria de José Antonio Ocampo.

Según los cálculos de Bancolombia, esto tendría en cuenta, además que en los últimos meses la tasa de interés promedio de los títulos de endeudamiento de la nación pasó de 5,36 por ciento a 7,53 por ciento. 

Si se considera únicamente la tasa promedio de la deuda interna, que ya llegó a 9,74 por ciento, y se proyecta que seguirá creciendo al mismo ritmo que lo hizo en el último mes, se podría esperar que en 2023 sea de 10,5 por ciento, lo que la dejaría cerca del nivel que alcanzó la deuda local en 2008, con la crisis que generó Estados Unidos con los bonos subprime.

La deuda externa, por su parte, llegaría a 4,9 por ciento y quedaría cerca de su valor de 2019, antes de la crisis por la pandemia.