24 Octubre 2022

Renegociar deudas y más recursos del FMI, las ideas de Stiglitz que apoya Ocampo

Crédito: Imagen: Colprensa

El ministro de Hacienda habló en las reuniones de la Cepal sobre las dificultades de financiación para los países pobres y de ingresos medios –como Colombia– en la crisis actual.

José Antonio Ocampo, ministro de Hacienda, volvió a la Cepal, la entidad que dirigió por varios años. Este lunes 24 de octubre, mientras participaba en un panel con otros economistas como Mariana Mazzucato y Joseph Stiglitz, habló sobre la deuda de los países latinoamericanos, la actual coyuntura y las soluciones que propuso Stiglitz. 

El ministro colombiano advirtió que para los países de la región “es muy complejo el tema de las tasas de interés. Si la Reserva Federal sigue aumentando sus tasas en un contexto en el que los flujos de inversiones de portafolio a nuestras economías se están reduciendo, ¿qué podemos hacer para evitar subir nuestras tasas?”. 

A eso se suma, según Ocampo, que el acceso a financiación por parte de entidades privadas se ha vuelto negativo en el balance neto para los países de la región, en un momento en que todas las monedas de la región se devalúan.

“En ese sentido, destaco el papel de los bancos multilaterales en el apoyo a nuestras economías. Como se lo dije a la Secretaría de Finanzas de Estados Unidos, esperamos que ese país ayude a capitalizar el BID y se olviden de la teoría de que un país de ingreso medio como el nuestro no necesita a los bancos multilaterales”, agregó Ocampo, quien también destacó que Colombia este año se ha apoyado en el BID para obtener la financiación que no recibe de los privados.

También dijo que apoya las dos ideas de Joseph Stiglitz para mejorar la financiación de los países en desarrollo en medio de la crisis actual y la esperada recesión. La primera de ellas es que el Fondo Monetario Internacional (FMI) haga una nueva emisión de sus conocidos Depósitos Especiales de Giro (DEG) como la que hizo en 2020. 

Los DEG, que son títulos del FMI que se pueden convertir en cualquier moneda que desee el país que los recibe, funcionan como una inyección de recursos a las reservas internacionales que tienen los bancos centrales de cada país. En agosto de 2021, para enfrentar la crisis de la pandemia, el FMI aprobó que se girara el equivalente a 275 millones de dólares en DEG para países pobres y de ingreso medio.

En ese momento, Colombia recibió 2.790 millones de dólares, que compró el Ministerio de Hacienda a cambio de títulos TES para aumentar su liquidez y financiar los programas con los que el gobierno respondió a la pandemia.

La segunda idea de Stiglitz que Ocampo apoyó fue la de una renegociación de deuda de los países que así lo requieran. “Que se establezca un mecanismo de refinanciación de deuda de los países con las entidades y que sea heterogéneo porque no todos los países necesitan renegociar y no todos tienen la misma función”, explicó Ocampo.

A más largo plazo, finalizó Ocampo, se podría “crear una nueva entidad, que puede ser en la ONU o en el FMI, siempre y cuando en el FMI, el órgano ejecutor, sea totalmente independiente del órgano directivo. La idea es que en esa entidad se trabajen estos temas de renegociación de deuda”.