28 Junio 2022

Fin de la novela: el general Eduardo Zapateiro anunció su retiro del Ejército

El general Eduardo Zapateiro es el comandante del Ejército desde diciembre de 2019, cuando reemplazó al general (r.) Nicasio Martínez.

Crédito: Yamith Mariño

Después de semanas de especulación sobre su futuro en el nuevo gobierno, el comandante dijo que dejará el cargo a partir del 20 de Julio, cuando se instale el nuevo Congreso. La victoria de Petro habría impulsado su decisión.

Este martes a mediodía, en una ceremonia en la Escuela de Nilo, Cundinamarca, el comandante del Ejército, general Eduardo Enrique Zapateiro, anunció que renunciará a su cargo.

"Lo haré el 20 de Julio, día que este soldado, después de 40 años de servicio y de haber prestado mi servicio militar obligatorio como bachiller me despediré del pueblo colombiano", aseguró el general en un discurso que duró aproximadamente una hora.

“Agradezco a Dios, a mi patria y a mis compatriotas haberme dado la oportunidad de servirles con dignidad y entrega total por más de 40 años como soldado de esta gloriosa institución”, puntualizó el uniformado en su carta de renuncia, que ya fue recibida por el presidente de la república, Iván Duque.

Una vez conocida la victoria de Gustavo Petro el pasado 19 de julio, en las Fuerzas Militares tomaba fuerza el rumor de que el general Zapateiro estaba contemplando seriamente la posibilidad de retirarse del cargo, porque no aceptaba al presidente electo como su comandante en jefe. 

Petro y Zapateiro tienen su pasado. La última polémica que protagonizaron ambos ocurrió el pasado mes de marzo, cuando el comandante del Ejército respondió a una serie de trinos del entonces candidato del Pacto Histórico sobre una supuesta relación entre los altos mandos del Ejército y el Clan del Golfo.

“La cúpula se corrompe cuando son los politiqueros del narcotráfico los que terminan ascendiendo a los generales”, dijo Petro en su trino.

Ante esta dura declaración, el general Zapateiro respondió con una serie de trinos, pero destacó uno en el que dijo: “A ningún general he visto en televisión recibiendo dinero mal habido. Los colombianos lo han visto a usted recibir dinero en bolsas de basura", en referencia al video que circuló en 2016 en que a Petro se le ve recibiendo efectivo en bolsas de basura, un episodio en el que la justicia determinó que no hubo ninguna conducta delictiva.

En su momento, la opinión pública pidió a la Procuraduría investigar al oficial por presunta participación en política, teniendo en cuenta que por ley los miembros activos del Ejército no pueden hacerlo. El Ministerio Público abrió una indagación en contra de Zapateiro, pero el proceso, sin embargo, no avanzó.

Un general "tropero"

Con su salida del Ejército, Zapateiro pone fin a 40 años de servicio en la milicia. El uniformado cartagenero llegó a comandar el Ejército en diciembre de 2019, tras la salida del cuestionado general (r.) Nicasio Martínez, señalado por medios colombianos e internacionales de haber revivido la directriz de incrementar resultados operacionales, en el que se volvieron a dar casos de ejecuciones extrajudiciales, también conocidas como "falsos positivos".

Zapateiro fue un nombre muy querido y respetado dentro de la tropa. Un oficial de los llamados "troperos", el uniformado construyó su carrera militar con base en sus resultados al mando de la tropa, principalmente en la lucha contra los grupos guerrilleros.

Antes de ser comandante, el uniformado era reconocido por ser quien planeó y lideró la Operación Fénix, en marzo de 2008, con la cual fue abatido Luis Édgar Devia Silva, alias Raúl Reyes, segundo cabecilla de las desmovilizadas Farc. Una acción militar que fue la primera en abatir a miembros de la cúpula de la guerrilla, pero que tuvo fuertes consecuencias diplomáticas al haberse adelantado en territorio ecuatoriano.

Así mismo, dirigió durante seis meses la Operación Elipse, a través de un esfuerzo sostenido para la configuración operacional, previo a la Operación Jaque, que permitió el rescate de 15 militares, policías y políticos colombianos, junto con tres ciudadanos estadounidenses que llevaban secuestrados más de diez años en las selvas colombianas.

En 2010 lideró en todas sus fases la Operación Camaleón, mediante la cual se logró el rescate de cuatro militares y policías secuestrados por las Farc.

No obstante, en su tiempo como comandante del Ejército no ha escapado de la polémica. A los trinos contra el entonces candidato Petro se le sumaron episodios como el lamentar la muerte de Jhon Jairo Velásquez, alias Popeye, exsicario de Pablo Escobar, y sus salidas en falso en medios de comunicación. También ha sido fuertemente cuestionado por su papel en las protestas del paro nacional de 2021, en las que murieron más de 60 personas en todo el país.