16 Septiembre 2022

Francia Márquez dice que Álex Flórez nunca debió ser senador

En entrevista con CAMBIO la vicepresidenta habló del nombramiento de Cielo Rusinque en el DPS, de sus relaciones con el presidente Petro y la primera dama; y de lo que siente estando hoy del mismo lado con César Gaviria.

Francia nos atiende sonriente y de buen humor. Llevábamos un mes pidiéndole una entrevista sin lograrlo. Hace una semana concertamos la fecha y la hora para una conversación sin temas vedados. La vicepresidenta de Colombia acepta de buen grado que el decreto que le asigna tareas trae más “chicharrones” que presupuesto pero subraya que su trabajo consiste en articular una política y que la ejecución de los presupuestos le corresponde a otros organismo del Estado: “Bueno, yo creo que si es un chicharrón. Pues nos lo comemos y hacemos que funcione”.

La entrevista ocurrió un día después de la posesión de Cielo Rusinque como directora del Departamento de Prosperidad Social. Muchos “francistas”, miembros del movimiento Soy Porque Somos, desplegaron en redes sociales una campaña contra la señora Rusinque por dos razones: primero, le reclaman haber representado como abogada a Fabián Sanabria y Hollman Morris, cuestionados por supuesta violencia de género. Segundo, muchos entendían que el DPS, con un gigantesco presupuesto de 23 billones de pesos, iba a ser una especie de cuota inicial del Ministerio de la Igualdad y que finalmente no se lo dieron a Francia.

Más serena que sus seguidores, la vicepresidenta destaca las cualidades de Rusinque y asegura que su deber es ayudarla a que le vaya bien:  “Cielo Rusinque tiene todas las capacidades y esperamos acompañarla en el ejercicio de erradicar la pobreza para Colombia y por supuesto, el ejercicio de lograr la igualdad que es la tarea que yo tengo para este país”.

No lo dice por corrección política. Con la misma decisión condena la actitud de Alexander Flórez, senador del gobiernista Pacto Histórico, grabado borracho, con los pantalones empapados en orina, mientras trataba de entrar a una joven prostituta a un hotel de Cartagena.  “El señor Flórez nunca debió haber llegado al Senado. Es lo que pienso y, cueste lo que cueste, tengo que sostenerlo porque es la palabra. Pero además, mi compromiso con la lucha por los derechos de las mujeres”.

Francia asegura que no hace política de cuotas y que no ve a la ministra de Minas, Irene Vélez, como una cuota suya a pesar de la cercanía que tiene con Hildebrando Vélez, padre de la funcionaria. Reconoce que la ministra ha cometido errores que ella califica exclusivamente como “de comunicación”: “Eso no quiere decir que porque alguien se equivoca expresándose en un medio de comunicación, no tenga las capacidades para ejercer una labor”.

Durante la campaña Francia Márquez ahuyentó al Partido Liberal de una alianza con el Pacto Histórico. Sus descalificaciones al expresidente César Gaviria dinamitaron una eventual coalición que, para algunos, habría podido ser la fórmula de triunfo en primera vuelta. Los vaivenes de la política pusieron nuevamente a Gaviria y a los liberales en la bancada del gobierno a pesar de que perdieron todas las elecciones, en las consultas votaron por Alejandro Gaviria, en la primera vuelta por Federico Gutiérrez y en la segunda por Rodolfo Hernández. Francia ríe sonoramente con la pregunta: “Esa es una noticia del pasado. Un periódico de ayer. Este país no va a cambiar con una sola parte. No podemos olvidar las 10 millones de personas que no votaron por nosotros”.

También reconoce de buen grado que ella no le gusta a Roy Barreras y que está bien correspondido pero su mensaje es de unidad: “No puedo negar, ni creo que él vaya a negar que tenemos diferencias pero en medio de la diferencia hay que construir”.

La vicepresidenta asegura, en cambio, que su relación con el presidente Gustavo Petro y con la primera dama Verónica Alcocer es muy buena: “Yo creo que es una relación de compañeros y equipo. Antes no teníamos una relación de superamigos porque no nos conocíamos. Nos conocimos como equipo de trabajo en la campaña. Estamos construyendo una relación de amistad al igual que con Verónica. Una relación armoniosa y sobre todo de trabajo. Serán cuatro años en los que tendremos que convivir y coexistir”.

La vicepresidenta asegura que los honores del cargo no le hacen olvidar que hace un tiempo trabajaba como empleada doméstica y que espera que su ejemplo inspire a muchas niñas y niños para estudiar y salir adelante: “No me olvido que mis hermanas, mis primas, siguen siendo empleadas del servicio doméstico. Sí, y eso me obliga a mí a no olvidar quién soy y de dónde vengo y mi compromiso con seguir generando cambios”.

Los invitamos a ver el vídeo con la entrevista completa.