26 Septiembre 2022

La primera marcha contra Petro: ¿victoria o fracaso?

Crédito: Colprensa

Lo bueno, lo malo y lo feo de la primera protesta de derecha contra un gobierno de izquierda.

Por: Maria F. Fitzgerald

La marcha organizada por la oposición contra el gobierno de Gustavo Petro estaba rodeada de incertidumbre, pues se trataba de la primera manifestación en contra de un gobierno de izquierda, una esquina política que es la que está acostumbrada a armar la protesta y no a tolerarla. Tanto que había sospechas entre la propia izquierda de que la marcha sería un fracaso. Finalmente, no lo fue.

La marcha contó con una participación más alta de lo que se calculaba. De acuerdo con el Puesto de Mando Unificado (PMU) coordinado por la Policía Nacional, hacia el mediodía las marchas de todo el país contaban con más de 50.000 asistentes. Medellín fue la ciudad que tuvo mayor asistencia, con más de 30.000 personas durante la manifestación.

Pese a que en un principio la asistencia parecía escasa, con las horas se fueron sumando manifestantes que convirtieron el evento en realmente masivo. Aunque la intervención de la fuerza pública fue mínima, hubo agresiones entre manifestantes y grupos de simpatizantes de Gustavo Petro. La Flip, por su parte, registró agresiones contra la prensa independiente. Sin embargo, aparentemente no hubo vandalismo ni desmanes que lamentar.

 

La derecha se mostró activa

Para Sandra Borda, excandidata al Senado y profesora del Departamento de Ciencia Política de la Universidad de los Andes, la movilización sirvió, sobre todo, para mostrar que en Colombia la derecha aún tiene representación política y social, pese a las derrotas electorales. Además, añade Borda, haberla organizado en un tiempo tan corto también es un triunfo, porque la derecha no está acostumbrada a organizar manifestaciones en el espacio público.

colprensa

La apertura de la frontera distrajo

La falla importante, dice Borda, fue organizarla justo el 26 de septiembre, el día en que se reabría la frontera con Venezuela: “Nadie les iba a poner suficiente atención, sobre todo porque, con la reapertura de la frontera, las cámaras iban a estar allá, no acá. Por eso, el objetivo de llamar la atención no se logró en términos de impacto”. 

Tampoco hubo mucha adhesión social. Quizás, piensa Borda, porque no había un momento político clave: “En el pasado, otros movimientos sociales han escogido el instante en el que el gobierno de turno está más debilitado. En este caso, el gobierno Petro no se ha erosionado ante la opinión pública. Por eso, esperar que muchos sectores se unieran a esta manifestación realmente no tenía sentido". 

Sin embargo, para los promotores de la marcha, se trató de un éxito. Miguel Uribe, por ejemplo, celebró la asistencia y trinó: "No estamos solos". Alicia Franco, otra de las promotoras de la marcha, aseguró en un video que el pueblo había conseguido manifestarse en contra de las represiones del gobierno de Gustavo Petro. 

Jornada calmada, con algunas agresiones

Pese a que durante la manifestación no se presentaron mayores disturbios, sí ocurrieron enfrentamientos entre manifestantes. La senadora Martha Peralta Epipeyu publicó un trino en el que aseguró que los manifestantes intentaron linchar a varias personas que se encontraban en la Plaza de Bolívar. 

Así mismo, la Flip registró el ataque al equipo de prensa de TeleMedellín en la ciudad de Medellín. En Bogotá, al menos dos periodistas más fueron agredidos por los manifestantes, quienes les exigieron salirse de la marcha acusándolos de “marihuaneros petristas”.