19 Junio 2022

¿Qué camino toman los procesos judiciales de Rodolfo Hernández tras su derrota?

Crédito: @ingrodolfohdez

Según fuentes de Cambio, en la Fiscalía cursan 19 investigaciones en contra del ingeniero por haber cometido, presuntamente, delitos contra la administración pública durante su mandato en Bucaramanga. Esto es lo que ocurrirá si decide posesionarse como senador.

El juego electoral le negó la oportunidad a Rodolfo Hernández de que su proceso judicial llegara a la Comisión de Acusación de la Cámara de Representantes. Con su derrota el ingeniero tiene dos caminos: aceptar su curul como senador (su principal asesor, Ángel Becassino, ya anunció que el ingeniero sí lo hará) y que el caso pase a ser llevado por la Corte Suprema de Justicia, o negarse a ser congresista y que el expediente continúe en la justicia ordinaria. 

Hernández hoy está imputado por la Fiscalía por el delito de interés indebido en la celebración de contratos. Durante su periodo como alcalde de Bucaramanga, el ingeniero aparentemente ejerció presión sobre funcionarios de su administración para que un contrato de cerca de 700.000 millones de pesos fuera adjudicado a Vitalogic, una compañía que previamente había llegado a un acuerdo con su hijo, Luis Carlos Hernández, para el pago de unas comisiones si resultaba ganadora de la licitación. 

Pero ese no es el único lío judicial que pesa sobre el exalcalde Hernández. También tiene otro proceso por persecución laboral y sindical. Específicamente, en este caso, la Fiscalía lo llamó a juicio para que responda por el delito de violación de derechos de reunión y asociación porque, al parecer, "de manera unilateral y arbitraria" resolvió desconocer el alcance y contenido de los contratos suscritos con los trabajadores oficiales y a muchos funcionarios, que estaban sindicalizados, los dejó sin contrato.

Según fuentes de Cambio, son en total 19 investigaciones que lleva el ente acusador en su contra por haber cometido, presuntamente, delitos contra la administración pública durante su mandato en Bucaramanga. 

Tan pronto Hernández se posesione como senador, sus procesos aterrizarán en la Corte Suprema en el estado en el que se encuentran actualmente. En el caso de Vitalogic, más concretamente, lo que ya se ha actuado conservará validez. Es decir, los magistrados no deberán iniciar el caso desde cero sino que contarán con las pruebas que tiene en su poder la Fiscalía y a partir de allí podrán avanzar. 

Como senador él queda con fuero para efectos del juzgamiento de los delitos por los que está acusado. La Corte Suprema recibe la acusación en el estado en que está. Un senador normalmente es acusado por la Sala de Instrucción ante la Sala de Primera Instancia, pero en el caso de Hernández, dado ya fue acusado por la Fiscalía, será la Sala de Primera Instancia, de entrada, la que entre a conocer el proceso”, señala Juan Carlos Álvarez, profesor de derecho penal de Eafit.

En el mismo sentido se pronunció José Luis Moreno, socio fundador de la firma Muva Legal: “Tan pronto se posesione en su curul, sus procesos pasarían a la Corte Suprema de Justicia por el fuero que tienen todos los congresistas. Ahí es clave ver cómo están esos procesos actualmente y es en ese estado en el que la Corte empezaría a conocerlo”.

Otro hubiera sido el escenario si Hernández ganaba las elecciones. Sus procesos tendrían que haber pasado por un trámite tedioso en el Congreso, primero en la Comisión de Acusación de la Cámara y luego en un juicio político en el Senado, para finalmente ser juzgado por la Corte Suprema. Lo más probable es que allí no hubiera ocurrido nada. Por el contrario, ahora con su derrota, el ingeniero deberá afrontar sus procesos ante la Corte.