"Au pair" en Alemania: un sueño que a veces es pesadilla

La realidad de las "au pair" en Alemania no siempre responde a las expectativas.

Crédito: Foto: Freepik

15 Agosto 2023

"Au pair" en Alemania: un sueño que a veces es pesadilla

Alrededor de 14.000 jóvenes trabajan como "au pair" en Alemania. Es una situación en la que supuestamente todos ganan, pero que puede terminar en explotación.

Por: Deutsche Welle

Entre aquí para recibir nuestras últimas noticias en su WhatsAppEntre aquí para recibir nuestras últimas noticias en su WhatsApp

Suena tan increíblemente tentador: atreverse a la aventura de vivir en Alemania a una edad temprana. Cuidar de los niños de una agradable familia, mientras se aprende la lengua, se conoce la cultura alemana y se dan los primeros pasos hacia la independencia. Para luego quizás permanecer en este nuevo segundo hogar y comenzar una formación en oficios o un estudio universitario

Para muchas personas jóvenes de todo el mundo, esta esperanza se ha hecho realidad. Pero si la suerte falla, las cosas pueden ser muy diferentes, como fueron para Ana da Silva, de Brasil.

Da Silva, que en realidad lleva otro nombre pero prefiere permanecer en el anonimato, llegó a Alemania a fines del año pasado. En solo unos meses, por así decirlo, recibió un curso intensivo sobre las desventajas de esta industria.

La brasileña asegura a DW que tuvo que trabajar mucho más de las 30 horas semanales pactadas. Principalmente como ayudante de limpieza y no como niñera. Su comida estaba estrictamente racionada. A menudo, apenas quedaba un trozo de pan para ella. Cuando se quejó de las condiciones de trabajo, fue fuertemente intimidada y amenazada con ser expulsada.

Da Silva habla de esclavitud moderna y dice: "Estuve en cinco familias, una peor que la otra. Alemania no tiene idea de lo que les pasa a las  au pair aquí, es una locura. Como au pair, nadie te ayuda". Lo hace público porque quiere advertir a otras personas jóvenes que la explotación también existe en un país como Alemania. "¡Esto tiene que parar!", advierte.

DW tuvo acceso a fotos y mensajes de texto de las familias, que respaldan de forma creíble las acusaciones de Da Silva. Y este no es un fenómeno nuevo. Casos como este se hacen públicos una y otra vez, evidenciando un abuso de poder por parte de familias anfitrionas, en lugar de la reciprocidad y el beneficio mutuo a que remite el significado en francés de au pair ("a la par").

¿Solo una fracción de la realidad?

Confrontada con estas acusaciones contra las familias, la agencia en línea de Da Silva respondió a DW con una declaración escrita: "Esto es claramente inaceptable y viola los términos de uso que todas las familias y au pairs aceptan al registrarse para usar la plataforma".

Además, la agencia asegura que "esta es una historia que se cuenta a menudo sobre las estancias de au pairs, pero solo refleja una fracción de lo que realmente sucede cuando personas jóvenes se marchan al extranjero como au pair. Con miles de estancias de au pairs por año -organizadas por nuestra plataforma y otros servicios- los jóvenes se van al extranjero, asumen nuevas tareas, conocen otro país y vuelven a casa, tras pasar un tiempo con una familia anfitriona, más capaces y con más conocimientos".

Agencias serias y ovejas negras

Cordula Walter-Bolhöfer reconoce y lamenta que los contratos de au pair -que estipulan un máximo de 30 horas de trabajo y 1,5 días libres a la semana, 280 euros de bolsillo al mes y una subvención de 70 euros para el curso de alemán- se incumplen con frecuencia.

Walter-Bolhöfer trabaja para la Gütegemeinschaft Au Pair, a la que pertenecen 30 de las más de 100 agencias en Alemania y garantiza que se cumplan los estándares de calidad acordados. Sus agencias tienen la llamada marca de calidad RAL, que se supone que representa estándares más altos, como confiabilidad y seriedad.

Walter-Bolhöfer dice: "Nuestras agencias siempre insisten en que las horas de trabajo deben centrarse en el cuidado de los niños, y que las tareas del hogar deben hacerse como un miembro de la familia. Las au pair no deben ser ayuda doméstica barata, sino que, principalmente deben cuidar de los niños".

También ella conoce a las ovejas descarriadas de la industria. Una agencia que no tiene buena reputación en Alemania intentó recientemente solicitar la membresía, cuenta Walter-Bolhöfer. "Pero cuando le envié todas las normas del examen, no volvió a comunicarse". También le preguntan a menudo si mantiene una lista secreta de familias con las que a menudo ha habido problemas. Sin embargo, la organización no puede divulgar esto por razones de protección de datos.

Sin licencia de agencia obligatoria, basta la licencia comercial

El hecho de que pueda haber agencias y familias en el mercado para las que ganar dinero sea mucho más importante que el bienestar de la au pair tiene mucho que ver con una decisión tomada hace 20 años. Desde 2002, una simple licencia comercial ha sido suficiente para operar una agencia, y el requisito de la licencia específica fue abolido en ese momento.

Al igual que Ana da Silva, muchas jóvenes colombianas, indonesias y kirguisas (los tres países con más visas emitidas en 2022) eligen, además, el camino fácil: por su cuenta, a través de Facebook, o las llamadas plataformas de búsqueda de familias en línea, una especie de Tinder para au pairs. Unos pocos clics son suficientes para encontrar la familia aparentemente perfecta de forma económica.

"Por un lado, tienen que pagar a las agencias en sus países de origen, por otro lado, hay cierta ingenuidad involucrada. Muchos están en las redes sociales todo el día, y cuando ven fotos de familias agradables con niños agradables en Facebook, creen que esa es la realidad", explica Cordula Walter-Bolhöfer.

Explotación: "No son casos aislados"

Así, cuando surgen los primeros problemas, las au pair no tienen una persona de contacto en estas agencias online. Cuando todo lo demás falla, el teléfono móvil de Susanne Flegel suele sonar. Ella es algo así como la bombera del sistema au pair en Alemania. Dirige una agencia desde hace más de 17 años, pero también está disponible cuando las jóvenes caen en completa desesperación y, en caso de emergencia, hasta las aloja en su casa.

Flegel relata que "hubo un momento en que teníamos varias llamadas al día. Los políticos afirman que estos son casos aislados. Pero no son casos aislados. Cuando preguntamos a diferentes au pairs, dicen que todavía es una práctica común que estén siendo explotadas. Sin embargo, los números no se registran y no se mantienen estadísticas". Según Flegel, las comisiones de las agencias oscilan entre los 200 y los 1.000 euros por colocación.

Susanne Flegel pueden contar muchas historias de terror: sobre una pareja en el lago de Constanza que estafó a siete au pairs con sus salarios, y hace dos años fueron multados por fraude. Sobre coacciones sexuales, trabajo duro y precario en casas de veraneo y horas extras sin fin. O sobre fruta destinada solo a los niños, mientras los comestibles en el refrigerador están cuidadosamente etiquetados con los apellidos de la familia.

"También hay agencias realmente criminales en Alemania, porque no están controladas. Estas estafan incluso a las familias anfitrionas, engañan y mienten. Las compuertas están abiertas de par en par para el abuso".

Países Bajos, modelo por seguir, amenaza con multas

Por eso, la concesión de licencias específicas y la obligación de asumir responsabilidad jurídica se reintrodujeron en Países Bajos hace diez años. Si algo sale mal, las agencias del país vecino se enfrentan a cuantiosas multas. En Alemania, la política sigue sin reaccionar.

Susanne Flegel no está satisfecha con esta situación. Ella pide la obligatoriedad de la gestión por agencia. "Y estas agencias deben ser revisadas en consecuencia, es decir, obtener una licencia. La obligatoriedad de la gestión por agencia para las familias anfitrionas es lo que hemos estado exigiendo durante años. Y aún así debería haber, además, visitas aleatorias y sin previo aviso a las familias".

Conozca más de Cambio aquíConozca más de Cambio aquí