ENTRE LA ESPADA Y LA PALOMA
14 Agosto 2022

Caminando por la décima

ENTRE LA ESPADA Y LA PALOMA

En sus décimas de esta semana, el profesor Pompilio se entretiene jugando con la posesión del nuevo presidente y la puja entre el mandatario saliente y el entrante por la espada de Bolívar.

No le permiten mostrar
a Gustavo la paloma.
La espada tampoco asoma.
Bolívar la pudo usar
para, por fin, libertar
esta nación tan opaca.
Iván nada que la saca,
dice: “¡caca, caca, néne!”.
¿Viene la espada o no viene?
Duque dice: “¡néne, caca!”.

Ni el florero de Llorente
en la Casa del Florero
alborotó el avispero
como el nuevo presidente.
Pobre, pobre, pobre gente.
Primer acto de gobierno:
mandar al expresi al cuerno
y exigir la vieja espada
en el palacio guardada.
Luego, el discurso fraterno.


«¿Y quién es él?», se interesa
un tal José Luis Perales.
Y Claudia afirma: «Señales
ha dado de ser cabeza
de nuestro hospicio y empieza
un gobierno más humano.
Mire usted, lleva en la mano
un yo-yo que sube y baja.
Con el juguete trabaja.
Debe ser el Gran Hermano».


Con gesto presidencial
sale el presi del presidio.
«¡Ay!», exclama Casimiro,
un tuerto sentimental.
Y añade con gran fastidio:
«Por la culata fue el tiro,
el juego de dame y toma
o el del gato y el ratón,
la chanza del bobarrón
de la espada y la paloma».

Más columnas en Los Danieles

Contenido destacado

Recomendados en CAMBIO