El estadio en el aire de Valledupar: ¿Por qué la ciudad se quedó sin Copa Sudamericana?
16 Febrero 2024

El estadio en el aire de Valledupar: ¿Por qué la ciudad se quedó sin Copa Sudamericana?

La ciudad esperaba recibir por primera vez un torneo internacional de fútbol: ¿cómo un estadio que costó cerca de 70.000 millones de pesos no cumplió las condiciones de la Conmebol?

Por: Andrés Muñoz

Entre aquí para recibir nuestras últimas noticias en su WhatsAppEntre aquí para recibir nuestras últimas noticias en su WhatsApp

El telón publicitario sostenido por dos sucias sillas plásticas, en plena rueda de prensa, indignó a muchos aficionados del fútbol. El detalle evidenciaba las malas condiciones del estadio Armando Maestre de Valledupar. Ese 4 de febrero, Alianza Fútbol Club se enfrentó al Junior de Barranquilla y el mal estado de la cancha tampoco pasó inadvertido. Por si fuera poco, antes de comenzar el partido el dispositivo de seguridad falló y varios hinchas del Junior entraron a la fuerza sin pagar boleta.

silla Armando Maestre

Crédito: Ricardo Ordoñez Simmonds

Los problemas del estadio de Valledupar no fueron solo una noche de accidentes desafortunados. Las fallas del escenario se confirmaron con la decisión de la Conmebol de no autorizar al escenario deportivo para recibir el partido de Copa Sudamericana en el que el Alianza F.C enfrentará al América de Cali el próximo 6 de marzo. Ahora el equipo de Valledupar tendrá que jugar el partido más importante de su corta historia en Barranquilla o en Bogotá.

El estadio en el aire

Alianza Fútbol Club es la nueva sensación en Valledupar. Es la primera vez que la ciudad tiene equipo de fútbol de primera división, y los dirigentes políticos de la ciudad y el departamento se han subido en el bus del nuevo club. 

Cada vez que pueden, los dueños del poder político de la región cercanos al clan Gnecco asisten al estadio. El alcalde Ernesto Orozco, la gobernadora Elvia Sanjuan, el congresista Ape Cuello y el político William Romero Ovalle posan para la foto en sus graderías. Tampoco han desaprovechado la oportunidad para enviarle saludos al exgobernador Luis Alberto Monsalvo Gnecco,  condenado el pasado 14 de febrero por la Corte Suprema de Justicia por graves irregularidades en el Programa de Alimentación Escolar (PAE) en el Cesar. 

“Hoy, cuando se juega el primer partido de fútbol de la A, el protagonista debe ser el estadio Armando Maestre, obra ideada, creada y parida por el mejor gobernador del Cesar, Luis Alberto Monsalvo Gnecco. Gracias por ser visionario y querer lo mejor para tu departamento”, escribió William Romero, exjefe de campaña de la gobernadora Sanjuan, en su cuenta de Instagram.

Luis Alberto Monsalvo Gnecco, “el visionario”, fue quien adjudicó el 9 de enero de 2014, en su primer periodo como gobernador, el contrato para la remodelación del estadio Armando Maestre por un valor de 33.345 millones de pesos. El jugoso convenio lo obtuvo el Consorcio GMP Construcciones y el Grupo Capitol. Además, la interventoría del contrato costó 2.300 millones de pesos.

Luego, en diciembre de ese mismo año, se hizo una adición por 16.671 millones de pesos para finalizar la tribuna occidental, construir la estructura de la tribuna oriental y edificar un sistema colector de aguas residuales. Hasta ese momento la remodelación del estadio superaba los 50.000 millones de pesos.

Aunque las obras de remodelación tenían que terminar en agosto de 2015, a través de prórrogas el plazo se extendió hasta noviembre de ese mismo año. Después, en diciembre, la obra se suspendió por decisión de la interventoría y de la supervisión de la obra, a cargo de la Gobernación. El objetivo de la suspensión era revisar qué se había ejecutado financieramente. Lo curioso es que la Gobernación ya había pagado al contratista más del 90 por ciento del valor del contrato. Así lo constató la diputada opositora Claudia Margarita Zuleta en un debate de control político en 2020:

Se decide suspender el contrato para hacer una revisión de lo que se había ejecutado pero para ese momento ya se había pagado el 98 por ciento del contrato.  Esa revisión tomó seis meses porque solo hasta junio de 2016 es que se reinicia el contrato”, dijo Zuleta.

Para ese entonces, cuando ya había un nuevo gobernador en el Cesar, Franco Ovalle, la supervisión del contrato encontró que el 26 por ciento de lo que había pagado la Gobernación por remodelar el estadio no se ejecutó de buena forma, pues unas obras no se habrían entregado y otras estaban defectuosas. Luego de visitas de los supervisores y de la interventoría, el porcentaje de obras con observaciones se redujo al 15 por ciento; es decir, unos 7.000 millones de pesos.

Por otro lado, en diciembre de 2016 la Contraloría confirmó las primeras irregularidades de la remodelación del Armando Maestre. A través de una actuación especial de fiscalización, la entidad encontró un detrimento patrimonial de 5.167 millones de pesos por varios hallazgos en la infraestructura del escenario deportivo:

Informe de la Contraloría
Informe de la Contraloría de 2016 conocido por CAMBIO.

Ya en agosto de 2017 la Gobernación del Cesar le aplicó una clausula de pago por 5.001 millones de pesos al contratista por “deficiencia de la obra”.

Cláusula contratista

En enero de 2020, el entonces gobernador, Luis Alberto Monsalvo, visitó el estadio, que no alcanzó a entregar remodelado en 2015. Allí Monsalvo aseguró que el escenario habría sido víctima de ataques por parte de la Secretaría de Infraestructura de la administración pasada y que estaba en óptimas condiciones.

Cambio Colombia

En 2022, antes de los Juegos Bolivarianos, la Gobernación del Cesar invirtió 14.000 millones de pesos más para la adecuación de camerinos, gramilla e iluminación del estadio. Con esta inversión el costo superaba los 70.000 millones de pesos. 

Aún así, después de inversiones multimillonarias y retrasos de años, el estadio Armando Maestre Pavajeau no logró superar las exigencias de la Conmebol. El presidente del Alianza F.C Carlos Ferreira explicó las razones por las que el equipo tendrá que mudarse de estadio por tercera vez en tres meses:

“No cumplimos con el requisito eminentemente de la cancha. El estadio está apropiado pero la cancha desafortunadamente aún no tiene lo que nos exige la Conmebol”, dijo Ferreira.

El directivo le había pedido a la Conmebol una visita a finales del mes de febrero para que la grama tuviera unas semanas más de recuperación, pero la organización internacional llegó a la ciudad el 10 de febrero pasado. El estadio no pasó la prueba.

Conozca más de Cambio aquíConozca más de Cambio aquí