2 Noviembre 2022

El Senado aprobó la reforma tributaria, que ahora pasará a conciliación

Crédito: Imagen: Colprensa

Hubo cambios en las bebidas azucaradas y los alimentos ultraprocesados, así como en las condiciones para que los evasores vayan a la cárcel. Las iglesias continuarán sin pagar impuestos.

En una jornada récord, la plenaria del Senado tardó 14 horas en aprobar la primera reforma tributaria de Gustavo Petro, aunque con más cambios de los que ya había sufrido el proyecto de ley.

El texto aprobado en el Senado es diferente del que se discute en la Cámara de Representantes, por lo que antes de llegar a las manos del presidente, la reforma tendrá que pasar por una conciliación. 

Roy Barreras, presidente de la plenaria del Senado, organizó el debate en cinco bloques: los que no tenían propuestas de cambios; los que tenían propuestas avaladas por el Gobierno; los de las proposiciones no avaladas por el Gobierno; un bloque de diez artículos que se discutieron uno por uno, y el de los artículos nuevos con el aval del Gobierno. 

En este último bloque, se eliminaron medidas como la que modificaba el límite de la renta exenta por ganancias ocasionales, excepto en el caso de los pagos por pensiones por invalidez, sustitutiva, sobrevivencia, etcétera. 

También se eliminó el artículo que clasificaba como renta líquida ordinaria en el impuesto a la renta los ingresos por readquisición de acciones, participaciones o cuotas de interés social y también el que obligaba a que los patrimonios se actualizaran a su valor comercial.

Por otro lado, y para complementar la medida que obligará a la Dian a entregar información anonimizada que permita hacer estudios de género, también se aprobó la proposición de la senadora Angélica Lozano, que obligará a la Dian a publicar cada cierto tiempo información anonimizada con base en las declaraciones de renta de los colombianos.

Los senadores también lograron eliminar el artículo que obligaba a las entidades sin ánimo de lucro como iglesias, fundaciones u ONG a pagar impuesto sobre la renta por los negocios o actividades comerciales que no dediquen al culto; por ejemplo, los hoteles, centros de convenciones o restaurantes que tienen algunas congregaciones religiosas.

El presidente Petro escribió en su cuenta de Twitter que ese artículo no lo propuso ni lo “tumbó” el nuevo Gobierno, sino que hizo parte de las modificaciones que se agregaron en las reuniones con ponentes para la primera ponencia y que se aprobó en el debate de las comisiones terceras de Senado y Cámara de Representantes. 

Luego de la celebración de los senadores por la eliminación de este artículo, el debate se concentró en el artículo que les quitaba a las empresas de hidrocarburos la posibilidad de deducir el pago de regalías sobre el impuesto a la renta. Este fue el artículo que más intervenciones de los senadores generó. Incluso, el presidente de la plenaria, Roy Barreras, interrumpió por un momento el debate para decirles a su compañeros que una vez aprobado ese, que era el artículo más polémico, el debate y votación de los siete artículos restantes podría hacerse en aproximadamente una hora. 

Hasta el ministro de Hacienda, José Antonio Ocampo, intervino durante el debate para recordar que el país hará una transición exportadora para reemplazar al petróleo, tal como la hizo con el café décadas atrás. El ministro también destacó que incluso en Estados Unidos en este momento se estaba evaluando la posibilidad de subir los impuestos a las petroleras, en una referencia a las recientes declaraciones del presidente Joe Biden, que les dijo a esas empresas que si no bajan sus precios, les pondrá más impuestos.

Además, el ministro advirtió que, tal y como está diseñada la deducibilidad de las regalías, lo que termina pasando es que el mismo Estado termina pagando el 35 por ciento de esas regalías.

Luego de la larga deliberación, los senadores decidieron con una votación de 24 a favor y 63 en contra, que se negara la idea de eliminar esta parte de la reforma tributaria, que entonces quedó aprobada. 

Pero el senador Barreras se equivocó en sus cálculos. El artículo que cambiaba las condiciones de cárcel para evasores de impuestos duró debatiéndose más de una hora. Los senadores y representantes lograron un nuevo acuerdo con el Gobierno para que los evasores no tengan una, sino dos oportunidades de reincidir en el delito antes de que se pueda aplicar la pena de cárcel y se aplique la multa de 50 por ciento de lo omitido, eludido o evadido.

El resto de los artículos se debatieron con mayor agilidad. Pero el Partido Liberal logró a última hora que se les aprobaran varias modificaciones; por ejemplo, que el impuesto a bebidas azucaradas y a los alimentos ultraprocesados se empiecen a aplicar en julio de 2023 y septiembre del mismo año, respectivamente. También se aprobó que este año se realice el último día sin IVA.

Una vez decididas las proposiciones sobre los últimos 19 artículos que se discutieron por individual, se aprobó el bloque de los artículos que habían quedado.

Por último, se discutieron los impuestos de bebidas azucaradas y comidas ultraprocesadas, que además de nuevas fechas de inicio, tendrán cambios en la lista, pues salieron el pan industrial (como en la Cámara de Representantes), el dulce de leche; la miel y el bocadillo.

Tras la aprobación del bloque de artículos nuevos con el aval del Gobierno, el proyecto pasará a su siguiente etapa: la conciliación con la Cámara de Representantes.