26 Septiembre 2022

¿Guiño a la ministra Vélez? Ocde pide a Europa decrecer su demanda de energía

Crédito: Yamith Mariño

Ante la amenaza de cortes en 2023, la Ocde espera que la Unión Europea sea más cautelosa con su ritmo de consumo, pues el resultado puede ser peor para la economía.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ocde) reveló este lunes la actualización de las proyecciones económicas para el mundo en lo que queda de 2022 y todo 2023. 

Los cálculos de junio apuntaban a que el PIB mundial crecería 3 por ciento este año y 2,8 por ciento en 2023. Pero este lunes la Ocde amaneció más conservadora –o pesimista, según se lea. Ahora el cálculo es que la economía crecerá 3 por ciento este año, pero crecerá 2,2 por ciento en 2023. Ese 0,6 por ciento de disminución en la expectativa tiene que ver, entre otras cosas, con la preocupación por el impacto en Europa de la guerra entre Rusia y Ucrania, por la dependencia energética de ese grupo de países.

La Ocde destacó que aunque las reservas de gas de la Unión Europea ya llegan a 90 por ciento de su capacidad, si estos países siguen consumiendo al ritmo que lo están haciendo, sin otras alternativas de generación de energía, en 2023 se enfrentarán a cortes de energía que les harán entrar en recesión e impulsarán más la inflación. 

Con ese panorama, la Ocde, al estilo de la ministra Irene Vélez, le pidió a la Unión Europea que consuma menos, que reduzca su demanda de bienes y servicios para gastar menos energía. La Ocde advirtió que Europa necesita diversificar mucho más sus fuentes de generación de energía para que el impacto de las decisiones de Rusia sea menor. 

Según las cuentas de la Ocde, “sin una diversificación energética suficiente ni reducciones ordenadas de la demanda, los cortes de energía pueden elevar más los precios mundiales de la energía, golpear las condiciones financieras y la confianza en el sistema y requerir racionamientos temporales de gas para las empresas”. Todo esto le restaría hasta 1,25 puntos porcentuales de crecimiento a Europa, a la vez que elevaría su inflación en 1,5 puntos porcentuales en 2023. 

Para el mundo, el impacto de los cortes de energía en Europa sería una reducción en el PIB de 0,5 puntos porcentuales y un incremento de la inflación de 0,5 puntos porcentuales. 

Sin embargo, a diferencia del plan de la ministra Vélez, la sugerencia de la Ocde es solo una medida temporal para enfrentar la coyuntura de las amenazas de Rusia de dejar a Europa sin energía como respuesta a las sanciones en su contra y a las ayudas a Ucrania, el país que decidió invadir.