27 Julio 2022

Qué es el 'open finance' y por qué es tan bueno para acceder al sistema financiero

Crédito: Yamith Mariño

La Unidad de Regulación Financiera publicó el decreto que reglamenta la implementación de este sistema en el país. ¿En qué consiste y por qué puede beneficiar a miles de usuarios de los botones de pago?

Desde 2010, Colombia empezó a avanzar en la regulación de los pagos electrónicos para reducir el uso de efectivo en el país. Más adelante, llegó el desarrollo de bancos digitales, también conocidos como fintech, así como la mejora de las pasarelas de pago, "botones" que permiten pagar una compra en línea desde la misma página del comercio.

La Superintendencia Financiera creó, por su parte, el arenero regulatorio (sandbox), un entorno seguro de pruebas para que las entidades financieras y sus desarrolladores prueben sus ideas y revisen los resultados que pueden obtener, sin que el sistema corra ningún riesgo. 

Ahora, con un nuevo decreto de la Unidad de Regulación Financiera (URF), Colombia se convirtió en el tercer país de América Latina, después de México y Chile, en regular la implementación del open finance (finanzas abiertas), para seguir impulsando los desarrollos tecnológicos del sector y la inclusión financiera. 

Según los datos de la Banca de las Oportunidades, en 2021 el 74,8 por ciento de los adultos tenían al menos un producto financiero activo, mientras que el indicador de acceso al sistema financiero fue de 90,4 por ciento. Open finance facilita que las personas lleguen al sistema financiero formal, pues permite el intercambio de información entre todas las entidades que tienen que ver con pagos y transacciones, entre ellas la banca formal; de tal manera que cualquiera que consulte el sistema puede acceder a los hábitos financieros de los usuarios y ahorrarles a estos últimos, por ejemplo, los engorrosos trámites a los que usualmente se ven abocados, como la fotocopia de cédula ampliada al 150 por ciento y los formularios crediticios.

La idea del sistema de open finance es que todas las entidades financieras, pasarelas de pago, fintech y demás posibilidades del sistema financiero compartan la información de los usuarios de forma segura y con la debida autorización de cada persona que accede, para que los productos que se les ofrezcan se ajusten mucho más a sus necesidades y posibilidades. 

Pero como se está hablando de datos de los consumidores, el decreto de la URF advierte la recomendación de la Superintendencia de Industria y Comercio de monitorear la implementación de este sistema para que no se vulneren los derechos de los consumidores y sus datos no terminen al alcance de cualquiera.

El open finance también acelera el desarrollo tecnológico, ya que cualquier banco o fintech puede usar el desarrollo anterior de otra entidad bancaria y tomarse menos tiempo en iniciar una idea desde cero.