13 Octubre 2022

Gloria Cuartas: de denunciante del paramilitarismo a implementadora del acuerdo de paz

Gloria Cuartas, nueva directora de la Unidad para la Implementación del Acuerdo de Paz.

El nombre de la lideresa social y exalcaldesa de Apartadó fue elegido para llevar las riendas de la implementación del acuerdo de paz que se firmó en La Habana, un reto que pondrá a prueba el interés en el proceso de paz por parte del gobierno.

Gloria Cuartas llega al gobierno para dirigir la recién creada Unidad para la Implementación del Acuerdo de Paz, un ente que hará parte de la oficina del alto comisionado para la paz, Danilo Rueda, y que remplazará en tareas a la Consejería Presidencial para la Estabilización creada en el gobierno de Iván Duque.

A la trabajadora social y geógrafa se le encomendó velar para que los seis puntos (Reforma rural, Participación política, Fin del conflicto, Solución al problema de las drogas ilícitas, Acuerdo sobre las víctimas e Implementación) acordados en Cuba y firmados en el Teatro Colón sean una realidad. 

Cuartas conoce en carne propia la violencia en las regiones del país y la influencia de la política en el conflicto armado colombiano.

Vivió de cerca la masacre paramilitar de más de mil personas, cuando era alcaldesa de Apartadó, Antioquia, entre 1995 y 1997 en Urabá, por episodios como ese en la zona bananera ha denunciado en múltiples ocasiones la relación entre las fuerzas paramilitares y el Estado.

Por sus acusaciones se ha enfrentado en medios de comunicación y estrados judiciales a personajes poderosos, como al expresidente Uribe, al que Cuartas señaló como uno de los conformadores de los grupos paramilitares mientras se desempeñaba como gobernador de Antioquia.

“Álvaro Uribe es responsable de la conformación del paramilitarismo en Urabá”: dijo la defensora de los derechos humanos en una entrevista para el Canal Capital en 2013.

Cuartas también denunció los nexos con paramilitares que tenía el entonces comandante de la Brigada 17 del Ejército, el general Rito Alejo del Río, quien fue condenado por la muerte del líder social chocoano Marino López. La necropsia de ese defensor de derechos humanos confirmó que murió por decapitación.

La exalcaldesa también ha acusado a miembros del empresariado antioqueño de participar de alguna manera del fenómeno de ‘descampesinización', como ella lo ha llamado, refiriéndose al despojo de tierras y desalojo sistemático a campesinos e indígenas en la amplía zona del Urabá, todo esto con fines económicos.

Estos señalamientos le han costado decenas de amenazas contra su vida y, según ella, estrategias de poderosos conglomerados políticos para desacreditar su gestión y carrera política.

Cuartas, que llegó a ser mandataria Apartadó con la venia de varios partidos y movimientos políticos de izquierda, vio morir asesinados a más de 15 de los funcionarios de su alcaldía en los tiempos más crudos de las confrontaciones entre la guerrilla de las Farc y los paramilitares.

Luego de su alcaldía, fue consejera de la Unesco y candidata al Senado en 2002 y 2006; en 2010 se posesionó como senadora de la república por el Partido Polo Democrático.

En 2005 Cuartas fue acusada por parte de cuatro reinsertados de las Farc de ser auxiliadora de esa guerrilla, el señalamiento se hizo en medio de un debate para analizar la situación de violencia en Apartadó ante la Comisión II de la Cámara de Representantes.

La exsenadora ha recibido otras denuncias similares del Ejército en su contra, aunque ninguna ha prosperado en la Fiscalía.