22 Noviembre 2022

Por "desprecio por la investidura de su cargo", suspendida la jueza Vivian Polanía

Crédito: Fotoilustración: Yamith Mariño

Mientras debía decidir sobre la medida de aseguramiento de un acusado por el carrobomba que explotó en una brigada militar, la jueza fue sorprendida acostada y fumando. Por eso recibió una sanción que la separará tres meses de su cargo.

El pasado 16 de noviembres, la funcionaria judicial Vivian Polanía fue sorprendida acostada en su cama y fumando cigarrillo mientra atendía una audiencia de revocatoria de medida de aseguramiento solicitada por la defensa de uno de los acusados por el atentado contra la Brigada Trigésima del Ejército Nacional de Colombia, ocurrido en junio de 2021. Uno de los intervinientes grabó en su celular el momento en que la jueza quedó en evidencia cuando prendió su cámara por equivocación. El video rápidamente se viralizó en redes sociales.

Dado el historial mediático de Polanía –en 2020, entre otras cosas, protagonizó un reportaje en el que un periódico la denominaba "una jueza sexy que pone a temblar a más de uno"–, los hechos se difundieron con mayor facilidad. El debate, de inmediato, se encendió en plataformas digitales y programas de opinión. Muchos exigían una sanción ejemplar contra la funcionaria y fueron más allá al sugerir que la obligaran a eliminar las imágenes que publicaba en redes sociales, en las que se le veía posando en ropa interior y deportiva. Por su parte, otros defendían su autonomía de utilizar sus perfiles en redes como mejor le pareciera y aseguraban que no se debía sobredimensionar lo sucedido en la audiencia, que bastaba con un simple llamado de atención.

La discusión, más que jurídica, fue ética y moral. Pero estas dos esferas bajo las que la ciudadanía analizó el comportamiento de la jueza no son razón para absolver o reprender a una persona a los ojos de la ley. Fue por eso que la situación fue puesta en conocimiento de la Comisión de Disciplina Judicial, encargada de vigilar el accionar de los miembros del poder judicial, que en menos de una semana abrió una investigación y ya tomó una determinación de carácter provisional mientras se pronuncia de fondo sobre lo acontecido.

En una providencia de 16 páginas y tras hacer un breve recuento de los hechos, la Comisión Seccional recordó que la Ley Estatutaria de Administración de Justicia fija unos deberes para todas las personas que ocupan la posición de jueces en el país. Uno de ellos, contemplado en el numeral 14 del artículo 153, estipula que estos funcionarios están obligados a “cuidar de que su presentación personal corresponda al decoro que debe caracterizar el ejercicio de su elevada misión”. Basta leer este aparte en una oportunidad para saber que Polanía, al exponerse ante la cámara en ropa interior y acostada en su cama, infringió esta norma.

Que la citada jueza se haya presentado en la audiencia con un atuendo claramente inadecuado para el ejercicio de su función pública, en una cama, semidesnuda, fumando y con notoria dificultad en la articulación de sus palabras, choca abiertamente con el citado deber porque no corresponde al decoro con que una jueza, en cualquier país del mundo, debiera presentarse a administrar justicia a los ciudadanos”, establece la decisión.

La Comisión Seccional, de igual forma, se refirió a otras leyes que podrían haber sido violentadas por la funcionaria y recalcó que se trata de faltas graves a título de culpa “si se tiene en cuenta la trascendencia social que implica la inobservancia de dichos deberes y el perjuicio causado a la administración de justicia”.

Posterior a este análisis, el fallo se remite a la potestad que tiene la institución de imponer suspensiones provisionales y su responsabilidad de prevenir que “se reitere el desprecio de la juez por la investidura de su cargo”. Así las cosas, optó por suspender por tres meses a Vivian Polanía de sus labores públicas.

La jueza está en capacidad de interponer recursos en contra de la decisión, pero aún no se ha pronunciado al respecto.