30 Agosto 2022

Manuscritos de los falsos testigos del caso de Luis Colmenares salvaron al fiscal Antonio Luis González

Exfiscal del caso Colmenares, Antonio Luis González.

Crédito: Colprensa

La Fiscalía solicitó al Tribunal Superior de Bogotá que precluya el proceso que se lleva en contra del fiscal del caso Colmenares, por llevar a tres falsos testigos que apoyaban la tesis desvirtuada del homicidio del joven.

La investigación sobre la muerte del joven Luis Andrés Colmenares –que duró diez años en los estrados judiciales– estuvo manchada por un oscuro capítulo que terminó volviéndose protagonista durante muchos meses: los principales testigos de la Fiscalía sobre la fallida hipótesis del homicidio del joven, resultaron siendo falsos. El culpable de llevar esos testigos falsos al proceso, según lo sostuvo la Fiscalía hasta esta semana, era el fiscal Antonio Luis González, quien impulsó la captura de Laura Moreno, Jessy Quintero y Carlos Cárdenas, acusados que resultaron inocentes. Sin embargo, esta semana los fiscales se echaron para atrás y le solicitaron al Tribunal Superior de Bogotá que precluya la investigación que llevaban en contra de González porque se quedaron sin pruebas para lograr su condena.

 

“Con las manifestaciones manuscritas de los detenidos que lo exoneran y la falta de evidencia que lo ataque, no tenemos la oportunidad de inculparlo en una acusación, por lo tanto, acudimos a solicitar la preclusión”, le dijo el fiscal del caso a los magistrados del Tribunal Superior de Bogotá.

Se trata de manuscritos hechos por Jonathan Martínez, José Wílmer Ayola y Jesús Martínez Durán, quienes, en su momento, fueron los testigos estelares del exfiscal González para probar en juicio un homicidio que, según la justicia, nunca fue. En esos manuscritos, según el fiscal, exculpan a González con el argumento de que él nunca les dijo lo que debían decir sobre la muerte del joven Colmenares. Por sus falsos testimonios fueron procesados como responsables de los delitos de falso testimonio, fraude procesal y fraude de subvención y fueron beneficiarios del programa de Protección de Testigos.
 

“No puede predicarse que el fiscal investigado haya preparado lo dicho por estos, sino que las falsedades expresadas por los supuestos testigos eran inventos que ni siquiera coincidían con las situaciones objetivas como lugares. Los tres testigos en todas las intervenciones dicen que fueron testigos, que estuvieron en el lugar de los hechos, y que dijeron la verdad, después, reciben auxilios y protección del Estado, sostienen vicisitudes cuando son testigos protegidos. Los tres dicen que recibieron ayudas de varias personas, ninguno de los tres, a excepción de Martínez, dice que el fiscal le dijo qué dijera, pero Martínez no hace una puntualización de qué puntos tenía que decir, una especie de libreto, y termina insistiendo en que sí estuvo en el lugar de los hechos”, argumentó el fiscal.


El fiscal del caso recalcó que uno de los manuscritos que salva de toda responsabilidad del caso de los falsos testigos al exfiscal González es el que escribió Jesús Martínez Durán, uno de los falsos testigos que terminó asesinado en su celda en la cárcel La Picota, en 2018.

 

“Entonces la Fiscalía no ha encontrado ese vínculo, esa conectividad entre los testigos falsos, si comparecía al caso Colmenares y si el fiscal González, como parte de su proceder mediático, haya insinuado o haya dicho una especie de formato o libreto para que estos intervengan (…) Sobre la entrega de dineros vinculan los tres (testigos) muchas situaciones y por último, se entrega a esta investigación documentos originales proporcionados por la defensa, pero producto manuscrito de los testigos, inclusive, antes de que a Martínez lo mataran en su celda, donde lo desvincula, dice que sus manifestaciones fueron de sus propia cuenta y que el fiscal no tiene ninguna actividad que haya puntualizado lo que tenían que decir”, concluyó el fiscal.


Con esos argumentos, la Fiscalía busca que el Tribunal Superior de Bogotá acceda a la solicitud de precluir la investigación que llevan durante años contra el exfiscal Antonio Luis González como presunto responsable de los delitos de prevaricato, fraude y soborno en actuación penal. Los magistrados deberán tomar la decisión final sobre ese proceso en las próximas semanas.