5 Marzo 2022

Los herederos políticos del clan Gnecco en el Cesar

José Alfredo Gnecco en una plaza pública en Valledupar en uno de sus cierres de campaña de esta semana.

El ascenso político del clan Gnecco reinició desde 2011, y se atribuyó, principalmente, a dos factores: el poder económico de la familia y el constreñimiento electoral.

Por: alianza Pares y Cambio Colombia

Los Gnecco son una familia con gran poder político en el Cesar, aunque son de origen guajiro. Durante la bonanza marimbera y el contrabando de café, la familia amasó una gran fortuna. Jorge Gnecco Cerchar fue el patriarca de la familia y diferentes sentencias lo señalaron como uno de los precursores del paramilitarismo en el Cesar. Tuvo su propia Convivir llamada Sociedad Guaymaral Ltda, y mantuvo varias reuniones con jefes paramilitares como Rodrigo Tovar Pupo, alias Jorge 40. El mismo Jorge 40 sostuvo que Jorge Gnecco fue clave para las AUC porque prestó fincas, aportó salvoconductos de porte de armas y arropó a muchos en su Convivir. 

Jorge fue quien decidió la incursión familiar en la política, logrando varios cargos como la Gobernación del Cesar con su hermano Lucas Gnecco, entre 1998 y el 2000, y quien fue recientemente condenado a seis años de prisión por la Sala Especial de Primera Instancia de la Corte Suprema de Justicia debido a varias irregularidades en contratación durante su administración. Ya en 2009 la Corte lo había condenado a 24 años por los delitos de prevaricato y celebración indebida de contratos, tras otras irregularidades en contratación. 

Además de Lucas Gnecco, el patriarca Jorge consiguió un escaño en el Congreso con su otro hermano Pepe Gnecco, a quien en 2008 la Fiscalía General de la Nación le dictó orden de captura por presuntos nexos con los paramilitares, tras una aparente firma del pacto de Ralito. Sin embargo, en 2009 esta investigación fue archivada porque no se pudo demostrar ningún vínculo aparte de la asistencia a la reunión del pacto de Ralito. 

Jorge Gnecco amplió su influencia hasta la Alcaldía de Santa Marta, Magdalena, con su sobrino Hugo Gnecco Arregocés, también condenado por corrupción.

También cabe mencionar que Jorge Gnecco amplió su influencia hasta la Alcaldía de Santa Marta, Magdalena, con su sobrino Hugo Gnecco Arregocés, también condenado por corrupción; un puesto en el Senado con su sobrina, Flor Gnecco, y otra vez la Gobernación del Cesar con su cuñado Rafael Bolaños. Sin embargo, tras el asesinato de Jorge Gnecco Cerchar, el poder del clan tendría un gran tropiezo. 

En ese punto, como baronesa electoral y matrona de la familia, Cielo Gnecco, hermana de Jorge, Lucas y Pepe tomó las riendas del clan. Incluso empezaron a tener presencia en La Guajira, a través de Kiko Gómez Cerchar, su primo. 

El ascenso político del clan Gnecco reinició desde 2011, y se atribuyó, principalmente, a dos factores: el poder económico de la familia y el constreñimiento electoral. Primero, los recursos familiares administrados por Cielo Gnecco los han llevado a ser una de las familias con mayor poder adquisitivo en la región, cuentan con una gran cantidad de hectáreas de tierra y con más de 30.000 cabezas de ganado que proveen leche a empresas nacionales y multinacionales, como leche KLIM, de Nestlé. 

Por su parte, el constreñimiento electoral ha estado marcado por dos dinámicas: la primera, por el conocimiento público de la presunta alianza violenta entre los Gnecco, Kiko Gómez y Marquitos Figueroa, unión que les habría permitido tener un acumulado electoral bajo la amenaza del uso de la violencia; y la segunda, por la amenaza económica, principalmente de empleo, pues es ampliamente conocido que los Gnecco manejan buena parte de la contratación estatal del departamento del Cesar. De forma que votar por sus candidatos podría ser, en algunos casos, la única manera de sostener o aspirar a algún empleo público en la región.

Aún mantienen un gran poder político, pero este se ha visto afectado. Actualmente tienen la Gobernación del Cesar, con Luis Alberto Monsalvo Gnecco, y la Alcaldía de Valledupar, con José Santos Castro González, conocido como el Mello Castro.

Aún mantienen un gran poder político, pero este se ha visto afectado. Actualmente tienen la Gobernación del Cesar, con Luis Alberto Monsalvo Gnecco, y la Alcaldía de Valledupar, con José Santos Castro González, conocido como el Mello Castro. Monsalvo Gnecco ha enfrentado un proceso de responsabilidad fiscal por irregularidades en 32 contratos suscritos durante la crisis sanitaria del covid-19; un proceso por el delito de corrupción al elector, del cual fue absuelto y, más recientemente, enfrenta un proceso por irregularidades en el Programa de Alimentación Escolar (PAE), por la cual tiene orden de aseguramiento. Sumado a ello, tienen presencia en el Senado, con José Alfredo Gnecco y Didier Lobo Chichilla; y en la Cámara de Representantes con Alfredo Ape Cuello y Eloy 'Chichi' Quintero.

Las apuestas para 2022

Senado

José Alfredo Gnecco – Partido de la U

Alfredo Gnecco

Llegó en 2010 a la Cámara de Representantes por el Cesar y en 2014 dio el salto al Senado, donde se ha mantenido hasta el momento y espera reelegirse. Todas sus aspiraciones han sido avaladas por el Partido de la U y en 2018 fue la octava votación de su partido con 76.161 votos. José Alfredo Gnecco fue involucrado por el ex fiscal anticorrupción, Luis Gustavo Moreno, en el cartel de la toga, pues presuntamente le habría pagado 150 millones de pesos en la oficina del condenado exmagistrado Francisco Ricaurte, para favorecer a su padre en un proceso judicial. 

Didier Lobo Chinchilla – Cambio Radical

Didier Lobo

Es administrador de empresas y fue concejal y alcalde de La Jagua de Ibírico, Cesar. En 2018 obtuvo una curul en el Senado por Cambio Radical, al obtener la tercera votación más grande de su partido. En 2020 fue suspendido por la Procuraduría por irregularidades en contratación de alimentos para niños y madres gestantes en La Jagua de Ibirico. Aspira repetir su curul avalado por Cambio Radical. Su vínculo con el clan Gnecco es fruto de la alianza entre Cielo Gnecco y Germán Vargas Lleras, que llevó a que el clan decidiera apoyar a Didier Lobo en las elecciones legislativas. 

Cámara de Representantes

Eliécer Salazar López - Partido de la U

Eliecer Salazar Lopez

Es contador público especializado en gerencia de la hacienda pública y planeación estratégica. Fue diputado del Cesar entre 2000 y 2003, secretario de Hacienda del Departamento y en 2018 fue elegido representante a la Cámara, avalado por el Partido de la U. Es aliado de vieja data del clan Gnecco, lo que se tradujo en que, para estas elecciones, fuera la fórmula de José Alfredo Gnecco. 

Alfredo Ape Cuello – Partido Conservador

Alfredo Ape Cuello

Ha sido representante a la Cámara por el Cesar en 2002, 2006, 2014 y 2018. En 2018 fue el representante más votado al conseguir 55.615 votos. En 2009, estuvo investigado por la Corte Suprema de Justicia al ser acusado de tener presuntos nexos con el Bloque Norte de las AUC, pero el proceso precluyó después de que la Sala Penal de la Corte determinara que no había suficiente material probatorio para continuar la investigación. Fue asociado a los Bulldozer, un grupo de ocho congresistas investigados por el escándalo de Odebrecht, pues habría sido uno de los tres congresistas que se reunieron con Otto Bula, para negociar la adjudicación de la vía Ocaña-Gamarra, pero no se conoce ninguna sanción en su contra por esos hechos. Ha sido un aliado del clan Gnecco, como se le pudo ver en su campaña de 2018 con publicidad conjunta y en eventos juntos. En la presente campaña esa cercanía se mantiene, junto con Didier Lobo.

Libardo Cruz Casado – Partido Conservador

Libardo Cruz

Es administrador de empresas y en 2015 fue alcalde de Gamarra, avalado por el partido Opción Ciudadana. Su aval lo habría conseguido por una cercanía con Gabriel y Jaime Giraldo Escudero, conocidos como “Los Mellos”. Ellos son aliados del clan Gnecco y han participado en eventos de campaña de José Alfredo Gnecco. Además, Cruz hace parte de la estructura de Alfredo Ape Cuello. Prensa regional dio a conocer que el pasado 3 de marzo, la Procuraduría Provincial de Ocaña le abrió un proceso disciplinario y tendría otras investigaciones en curso por acciones irregulares durante su administración. Sin embargo, no se conoce el estado de estos procesos y no cuenta con antecedentes judiciales ni penales. 

Carlos Felipe Quintero Ovalle – Partido Liberal

Carlos Felipe Quintero

Es abogado con maestría en Derecho. Ha sido secretario de Gobierno de Valledupar y contralor distrital de Barranquilla. Es hijo de Eloy ‘Chichí’ Quintero, quien fue concejal de Valledupar y diputado en la Asamblea Departamental del Cesar, y representante a la Cámara en 2014 y 2018. Heredaría la votación de su padre, quien ha sido aliado del Clan Gnecco históricamente. Incluso, la familia Quintero y los Gnecco son los dueños de la emisora Maravilla Stereo. 

Hipótesis

Los dos senadores quedan elegidos y en Cámara de Representante el clan se asegurará, al menos, tres de las cuatro curules. Una cuarta curul la disputan con Christian Moreno Villamizar, que es del Partido de la U y quien tiene un discurso en contra de los Gnecco, y podría colarse. La otra competencia que podrían tener es el Pacto Histórico, que tiene figuras como Alexandra Pineda, exdiputada del departamento.