¿Por qué no bajan los precios si los costos de los productores caen?

En los últimos dos años el aumento en los precios de los productores llegó a ser hasta tres veces la inflación.

Crédito: Colprensa

6 Septiembre 2023 05:09 pm

¿Por qué no bajan los precios si los costos de los productores caen?

La inflación se mantiene alta a pesar de que los costos que enfrentan los productores registran ya variaciones negativas. La forma en que se transmite el valor de los insumos y la producción a los bienes de consumo es la clave.

Por: Laura Lucía Becerra Elejalde

Entre aquí para recibir nuestras últimas noticias en su WhatsAppEntre aquí para recibir nuestras últimas noticias en su WhatsApp

Desde hace casi dos años que los ciudadanos experimentan un aumento en los precios, y aunque la inflación comenzó a bajar desde abril, la coyuntura de precios de los últimos meses mantiene una subida que no se sentía en Colombia desde hace 23 años.

En las estadísticas que publica el Dane es posible monitorear los cambios en los costos que experimentan los productores y las empresas. Así como la inflación es la variación que experimenta el Índice de Precios al Consumidor (IPC) –un indicador que mide los precios de una canasta básica de bienes–, por medio del Índice de Precios al Productor (IPP) se puede notar que se están dando unas variaciones anuales negativas, algo contrario a la inflación. 

Pero entonces, ¿por qué los bolsillos de los colombianos aún no ven un alivio en los precios de los productos que compran?  

Esta semana se publicó el boletín con los resultados del indicador, que muestra que, si se comparan los costos que los productores asumieron en agosto de 2023 con los de un año atrás, estos han caído 3,03 por ciento. Por el contrario, en agosto de 2022 el IPP registraba un aumento de 29,13 por ciento en términos anuales.

El indicador viene desde marzo con una tendencia negativa, y como indica el propio Dane, funciona como una herramienta para detectar los canales de transmisión inflacionarios, pues permite estudiar el comportamiento de los precios de los productos desde el momento en que ingresan a los canales de comercialización.

Sin embargo, la cuestión no es tan sencilla: “detrás de esto la lógica es que los costos de producir algo están en función de los costos fijos y de los variables, y estos últimos tienen que ver con los insumos. Si se produce más se requieren más insumos”, explica Camilo Herrera, presidente de la firma Raddar, dedicada es estudios de economía del consumo.

El experto aclaró que cuando suben esos insumos, los productores deben revisar si suben o mantienen los precios, y en muchos casos hay inventarios como la maquinaria, o ciertos bienes que se usan por periodos prolongados que hacen más compleja esa transmisión de los costos a lo largo del tiempo.

“Solo hasta hace unos meses el costo de producir viene creciendo menos rápido que la inflación, que es el costo que siente el consumidor final, y eso quiere decir que los productores no han terminado de transmitir el aumento de costos a precios. Son dos cosas parecidas, pero no se mueven al tiempo”, comenta Herrera.

De hecho, si se revisa el histórico del IPP versus el IPC, los costos de los productores llegaron a incrementarse hasta tres veces más de lo que subieron los precios de los consumidores.

Por ello los empresarios, fabricantes y pequeños productores han tomado decisiones que son normales en este contexto inflacionario, no subir tanto los precios para no sacrificar sus ventas, o incluso, vender a pérdidas para seguir en el mercado.

De acuerdo con Herrera, los costos que han venido asumiendo los empresarios son tan altos que no los han terminado de transferir a los productos, y esta es una de las razones por las que la inflación, si bien ya comenzó a descender, se mantiene alta y seguirá elevada varios meses.

Conozca más de Cambio aquíConozca más de Cambio aquí