“Legítima defensa no da derecho a una venganza indiscriminada”,  dice Dominique de Villlepin, ex primer ministro francés.

Ciudad de Gaza, territorio palestino.

Crédito: Crédito: Colprensa - Ashraf Amra

14 Octubre 2023

“Legítima defensa no da derecho a una venganza indiscriminada”, dice Dominique de Villlepin, ex primer ministro francés.

En este texto sobre el ataque de Hamás a Israel y la guerra desatada por Israel contra Gaza, el corresponsal de CAMBIO en Europa, Mauricio Trujillo, analiza el ataque de Hamás a ese país y la guerra entre Israel y Gaza, y advierte que este territorio está a punto de sufrir una crisis humanitaria sin precedentes.

Por: Mauricio Trujillo Uribe

Entre aquí para recibir nuestras últimas noticias en su WhatsAppEntre aquí para recibir nuestras últimas noticias en su WhatsApp

Los medios de comunicación franceses destacaron la frase del exministro de relaciones exteriores y ex primer ministro francés, Dominique de Villepin, en la que afirma que “el derecho a la legítima defensa no da derecho a una venganza indiscriminada.” Y agregó: “Hamás no es el pueblo palestino”. 

Se puede afirmar que, aquí en Francia y en Europa, ese es el sentimiento que está creciendo en mucha gente con respecto a la guerra despiadada que adelanta el ejército de Israel, Tsahal, en Gaza, en respuesta al ataque brutal de Hamás, movimiento islamista palestino, realizado contra Israel el pasado 7 de octubre, el cual sembró el terror y dejó, según fuentes oficiales, más de 1.300 muertos y 3.200 heridos, en su mayoría población civil, mujeres, niñas y niños incluidos. 

Las noticias de los medios en Europa dan cuenta del horror que vivieron las familias de los kibutz situados a pocos kilómetros de la frontera de la franja de Gaza. Los sobrevivientes describen las violencias atroces cometidas por los combatientes de Hamas: “Disparaban contra todo el mundo y asesinaron a sangre fría niños, bebés, gente mayor, todo el mundo”, contó el vocero de una ONG israelí, Zaka, especializada en la identificación de víctimas de catástrofes. “Ellos [los de Hamas] entraban a cada casa, a cada cuarto, a cada rincón. A los que no lograban sacar y asesinar, les quemaban sus casas con ellos al interior para que murieran”, cuenta un sobreviviente del kibutz Kfar Aza. Testimonios que ponen al mundo frente a un crimen contra la humanidad.

A su vez, las bombas lanzadas por Israel en los últimos tres días han destruido el 80 por ciento de los edificios de la ciudad de Gaza, según informan las autoridades palestinas. En las imágenes que llegan se ven manzanas enteras reducidas a escombros, mientras que en los hospitales las escenas son desgarradoras. El Ministerio de Salud palestino aseguró este viernes que los muertos en Gaza se elevan a más de 1.800, entre ellos cerca de 600 niños y 400 mujeres, y los heridos superan los 7.000, por lo que se teme una crisis humanitaria de gran dimensión, dada la falta de electricidad, agua, alimentos y otros elementos de primera necesidad, además de los insuficientes recursos médicos y precarias instalaciones de salud.

“Ni electricidad”, ni agua, ni gas”, espetó el ministro de defensa de Israel, Yoav Gallant, luego de que el ejército israelí iniciara un bloqueo total de la franja de Gaza, un territorio costero de 41 kilómetros de largo por 6 a 12 de ancho, con una población palestina de 2.3 millones, 6.000 habitantes por kilómetro cuadrado, una de las regiones más densas del mundo. Frente a este cerco, el primer ministro de la Autoridad palestina, Mohammed Shtayyeh, en conferencia en la ciudad de Ramala, en Cisjordania ocupada, declaró: “Nuestro pueblo en Gaza sufre un genocidio”. Y el Comité internacional de la Cruz Roja (CICR) afirmó este viernes: "Nada puede justificar los horribles ataques de los que fue víctima Israel el último fin de semana”; pero “esos ataques no pueden en cambio justificar la destrucción ilimitada de Gaza”.

De otro lado, en un comunicado este viernes 13 de octubre, Tshal confirmó la orden a los habitantes de la ciudad de Gaza, más de un millón cien mil, de salir de sus casas y desplazarse hacia una zona situada al sur de la franja de Gaza: “Aléjense de los terroristas de Hamás que los utilizan como escudos humanos”, advirtió el ejército, exigiendo la evacuación de todos los civiles y diciendo que no podrán retornar a la ciudad sino cuando “un nuevo anuncio autorizando el regreso, sea hecho”. Al mismo tiempo, 300.000 soldados se concentran en la frontera, “preparándose para ejecutar la misión que nos ha encomendado el gobierno israelí”, declaró el ministro de defensa israelí.

“Los túneles, los depósitos de armas y los centros de comando, están ubicados deliberadamente en los inmuebles de habitación, en los supermercados y en las universidades. Y quizás incluso en los hospitales”, dijo a la prensa Ursula von der Leyen, presidente de la Comisión Europea. “Hamás utiliza los habitantes de la franja de Gaza como escudos”, también manifestó la ministra de relaciones exteriores de Alemania, Annalena Baerbock, en su visita a Israel este viernes. Declaraciones estas que coinciden con la decisión del gobierno de Israel de ordenar la evacuación de la ciudad de Gaza para una eventual inminente operación militar por tierra.

A su vez, el embajador israelí ante la Organización de las Naciones Unidas, ONU, criticó airadamente la declaración del secretario general de la ONU, Antonio Guterres, en la que este manifestó: “Las Naciones Unidas estiman imposible que un tal desplazamiento de la población tenga lugar sin provocar consecuencias humanitarias devastadoras”, y reclamó que la orden de evacuación sea anulada.

El ejército de Israel amplió el plazo hasta el final del día del sábado 14 de octubre para que los habitantes de la ciudad de Gaza la abandonen, sin distinción alguna, en dirección al sur de la franja. “Estamos horrorizados por la idea de que un millón de palestinos se sumen a las 423.000 personas que ya fueron expulsadas de sus casas por la violencia de la semana pasada”, declaró la colombiana Paula Gaviria Betancur, relatora especial de Naciones Unidas. Por su parte, la agencia de la ONU para los refugiados palestinos (UNRWA) anunció que transfirió “su centro operacional y su personal internacional hacia el sur, con el fin de proseguir sus operaciones humanitarias de apoyo a los refugiados palestinos en Gaza”.

Cambio Colombia
Conozca más de Cambio aquíConozca más de Cambio aquí