16 Septiembre 2022

A José Antonio Ocampo le suena la idea de Alberto Carrasquilla: un solo pago de todos los subsidios

Crédito: Yamith Mariño

El Ministerio de Hacienda trabaja en el diseño de una nueva y única transferencia monetaria para los más pobres y vulnerables. La idea no es nueva.

Durante la última reunión del Ministerio de Hacienda y los ponentes y coordinadores ponentes del proyecto de presupuesto general para 2023, el viceministro general, Diego Guevara, explicó los planes del nuevo Gobierno para las transferencias monetarias o subsidios: un ingreso mínimo. 
 

La idea que evalúa el Gobierno, según el viceministro Guevara, es unificar todos los pagos de Familias en Acción, Jóvenes en Acción, Ingreso Solidario, Colombia Mayor y otros subsidios que reciben las familias pobres y vulnerables del país, como el subsidio al consumo de energía eléctrica, que se paga directamente a las empresas distribuidoras para que las facturas lleguen más baratas a los hogares beneficiados, ya que se les garantiza un consumo mínimo.

Según el viceministro Guevara, los 3,8 billones de pesos adicionales que recibirá el sector Hacienda en el presupuesto de 2023 se destinará al pago de transferencias monetarias, incluido el Ingreso solidario que “como Gobierno nacional reconocemos que es un programa fundamental y esperamos en 2023 crear uno nuevo con los recursos adicionales. No es que Ingreso Solidario vaya a desaparecer, es más bien un programa que va a tomar un nuevo rumbo después de la pandemia. La idea es un programa de transferencias unificadas”.

Esta no es la primera vez que Colombia discute una iniciativa de este tipo. Desde las protestas de 2019, y con más intensidad durante 2020 con la crisis por la pandemia, empezaron a proponerse alternativas para garantizar un ingreso mínimo para los más pobres y vulnerables. Se descartó rápido la idea de una renta universal, que aumentaba el gasto público y era difícil hacer que los de mayores ingresos devolvieran vía impuestos ese ingreso adicional. 

Quedó en el debate público la propuesta de una renta mínima garantizada. La idea de este modelo es que todos los hogares pobres y vulnerables reciban un ingreso mínimo cada mes, dependiendo si están o no por debajo de la línea de pobreza monetaria extrema y de pobreza monetaria. 

Pero no todos los hogares en esta condición reciben las mismas ayudas. Además de los subsidios de servicios públicos, algunos reciben Familias en Acción, Jóvenes en Acción, Colombia Mayor o Ingreso Solidario, que se creó justamente en 2020. Estos dependen del registro que tengan en el Sisbén, de la edad de los integrantes del hogar, entre otras cosas.

En 2021, el entonces ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, propuso en su fallida reforma tributaria que el Ingreso Solidario pasara a ser el Programa Ingreso Solidario. 

La idea era que entre transferencias monetarias condicionadas (Familias y Jóvenes en Acción que dependen de la asistencia escolar y metas en salud de los menores), transferencias no condicionadas (Colombia Mayor e Ingreso Solidario) y subsidios de servicios, un total de 3,7 millones de hogares recibieran un único ingreso. 

El monto dependería del número de integrantes del hogar y su puntaje del Sisbén. Y para garantizar que todos los hogares con la misma condición recibieran el mismo subsidio, se les descontaban los subsidios y transferencias que ya recibían. Así habrían quedado los ingresos de esos hogares: 

Pagos ingreso mínimo garantizado

Natalia Galvis, consultora en política social y experta en pobreza, dice que “de eso se trata un ingreso mínimo garantizado, de poder empezar a traslapar todos los subsidios hasta darnos cuenta cuánto es que el Gobierno le está dando realmente a un hogar en subsidios que se llaman directos, es decir, entregándole ingreso, o en indirectos que pueden ser descuentos en energía o agua”. 

Ahora, el ministro José Antonio Ocampo retoma la idea y planea un ingreso único con todas las transferencias sociales. Aunque se saben pocos detalles por ahora, su proyecto de unificar todos los giros también permitiría menor gasto del Estado en enviar pequeños montos de dinero por diferentes canales a un mismo hogar. Pero todo dependerá de los detalles que explique el ministro más adelante y del dinero con el que realmente pueda contar.