17 Noviembre 2022

Las cuentas de José Antonio Ocampo para 2023

Crédito: Fotoilustración: Yamith Mariño

Ocampo calcula que el próximo año la inflación será de 7 por ciento y que el país crecerá cerca del 2 por ciento

José Antonio Ocampo, ministro de Hacienda, aprovechó el congreso de perspectivas económicas de Analfe para hacer un balance de 2022 y proyectar 2023. El ministro destacó que, por ejemplo, la inversión privada y el consumo de los hogares se han “comportado muy bien este año”, así como las exportaciones no tradicionales y las de servicios como el turismo, que “ha tenido una recuperación interesante”.

En cuanto al crecimiento económico, comparándolo con el desempeño del país antes de la pandemia, el ministro aseguró que Colombia solo está por debajo de Chile, "que –además– ya este año se estancó". Y añadió que en el tercer trimestre, Colombia fue una de las economías más dinámicas del mundo.

Para este año, según la encuesta de opinión financiera de Fedesarrollo, el crecimiento del PIB está calculado en 7,7 por ciento en promedio, pero para 2023 los analistas esperan que baje a 1,7 por ciento. Al respecto, el ministro Ocampo recordó que la proyección de crecimiento del Banco de la República, que es de 0,3 por ciento para el próximo año, es “la más pesimista” y que él mismo espera que el dato sea más cercano a 2 por ciento.

Sobre el empleo, Ocampo destacó que "se ha recuperado y está por encima del nivel prepandemia”. Sin embargo, esta frase solo aplica si se evalúa el número de empleos que había en septiembre de este año: 22,02 millones frente a 21,3 millones en 2019; pero como proporción de quienes están activos en el mercado laboral, la cifra sigue siendo inferior, pues la tasa de ocupación es de 57,2 por ciento y en septiembre de 2019 era de 57,4 por ciento, ligeramente superior.

Por otro lado, el ministro aseguró que espera “que la inflación sea cercana a 7 por ciento en 2023”, pero anunció que en la próxima reunión de Junta Directiva del Banco de la República, en la que no se tomará decisión de tasas de interés, el Emisor publicará su nueva expectativa de inflación para 2023. 

El ministro recordó que la inflación de este año ha sido notablemente alta, y recalcó que la respuesta del Banco de la República ha sido muy fuerte desde 2021. "Es la más agresiva de su historia –dice–. Y la tasa de interés real, si uno toma en cuenta las expectativas y la inflación básica, ya está ligeramente en terreno contractivo. Lo positivo es que, a pesar de esas tasas de interés, el indicador de calidad ha mejorado. Este es el único momento crítico en el que no se ha generado crisis financiera y hemos manejado bien los riesgos del sistema”.

Contexto internacional

En el campo cambiario, el ministro de Hacienda espera que la devaluación se siga moderando. "La semana pasada tuvimos el mejor comportamiento de la región, pero ya esta semana estamos viendo de nuevo mucha especulación”.

Según el ministro de Hacienda, parte de la devaluación que ha sufrido el peso en los últimos meses se debe a que el déficit de cuenta corriente del país es “muy grande” y que por eso la discusión debe ser cómo diversificar las exportaciones. "Ese es un tema de varios gobiernos, esperamos que sea una tendencia de 15 años, es decir de tres gobiernos hacia adelante”.

Para lograrlo, aseguró Ocampo, se necesita “reindustrializar el país en servicios, manufactura, el sector agropecuario, entre otros. Hay muchos sectores en los que podemos diversificarnos y las exportaciones son fundamentales para el déficit en cuenta corriente”.

“Una de las paradojas de los últimos años es que hemos tenido un déficit de cuenta corriente de cerca de 6 por ciento, similar al que tuvimos cuando cayó el petróleo en 2014 –dijo el ministro–, pero ahora estamos en un auge de precios del crudo. Es un contrasentido”.  

A la vez, en el mercado de la deuda pública, el ministro reconoció que el país sufrió un choque importante en la valorización de sus TES. “Tuvimos dos semanas de un salto fuerte, con el pico el 21 de octubre, pero ya se ha moderado. Los bonos del Gobierno también se han deteriorado por la pérdida de grado de inversión en el gobierno pasado, pero el costo del financiamiento en el mercado internacional privado ya ha bajado y en la medida que siga así, es una posibilidad que volvamos al mercado”. 

Estrategia fiscal

Finalmente, el ministro dijo que la pandemia generó un impacto en las cuentas fiscales "que estamos empezando a corregir”. Para lograrlo, según el funcionario, lo primero es generar superávit primario para en el futuro reducir la deuda más rápido y cumplir la Regla Fiscal siempre. “La tributaria es una parte de mejorar las finanzas públicas para que el problema no sea mayor y para decidir qué hacemos con el gasto social”.

“Nuestra estimación es que el sector petrolero quede con una carga de 47 por ciento desde el 15 por ciento actual. Cuando baje el precio del petróleo, será de 33,6 por ciento, que es una tasa más moderada y sería la que tengan los proyectos que hoy están en etapa de exploración, cuando dentro de cuatro o cinco años empiecen a producir. A nuestro juicio, claro que en el corto plazo las tasas de tributación para el petróleo y el carbón son altas, pero en el mediano plazo será menor y todos los demás impuestos de nuestra reforma tributaria empezarán a pesar más”, concluyó el ministro.