28 Septiembre 2022

¡Al fin! Anticonceptivo inyectable para hombres está a meses de salir al mercado

No tiene hormonas y es reversible, y libera a las mujeres de la responsabilidad única de la anticoncepción.

Su nombre es Risug, un anticonceptivo que viene siendo estudiado y probado desde 1984 en animales y humanos y que demostró ser un método de alta eficacia, indoloro y, además, reversible, razones por las cuales los expertos consideran que puede ser una mejor alternativa que la vasectomía.

El anticonceptivo fue probado en más de 300 voluntarios en su tercera fase. Ninguno tuvo efectos secundarios considerables; solo un dolor escrotal e inguinal leve y temporal. Según los estudios, consiguió una efectividad de 97,6 por ciento (azoospermia o ausencia de espermatozoides viables en el semen), un porcentaje cercano a la garantía que ofrecen los métodos anticonceptivos hormonales para mujeres.

Los científicos del Instituto Indio de Tecnología confirmaron que el producto estaría disponible en unos 12 meses, cuando el ente regulatorio de medicinas y procedimientos de India le dé el visto bueno para su distribución.

¿Cómo funciona?

Según los informes, el producto, llamado inhibición reversible de esperma bajo guía (Risug), está hecho de un compuesto llamado anhídrido maleico de estireno y tiene un efecto en el cuerpo masculino por seis meses. Científicos sostienen que el tratamiento con este anticonceptivo puede durar hasta 13 años con efectividad comprobada.

Risug es un gel que daña las colas de los espermatozoides individuales para evitar que fertilicen un óvulo.

Después de recibir un anestésico local, se inyectan 120 microlitros directamente en los conductos deferentes, que son los tubos que transportan el esperma desde los testículos hasta el pene. Según el doctor RS Sharma, científico principal del Consejo Indio de Investigación Médica, la inyección no afecta el proceso de la eyaculación.

El inyectable indio sería una opción llamativa para hombres que deseen tener un papel activo en la planificación familiar, la cual, en la mayoría de los casos, es una responsabilidad desigual que recae únicamente en mujeres que se someten a métodos anticonceptivos con fuertes cargas hormonales y una larga lista de efectos adversos.

Con la creación de la píldora anticonceptiva, desde 1960 se han creado diversos métodos para que las mujeres eviten embarazos no deseados: inyecciones mensuales y trimestrales, DIU, implantes subdérmicos, entre otros productos cuyos efectos secundarios van hasta ataques cardiacos o accidentes cardiovasculares, en casos extremos. Para el alivio de muchos, no hay registro de complicaciones mayores con el Risug.

En Estados Unidos y Europa se está desarrollando un anticonceptivo masculino llamado Vasalgel, que funciona de manera similar.