Innovación sostenible: el camino de las empresas hacia un futuro verde

Crédito: Freepik

14 Junio 2024 03:06 pm

Innovación sostenible: el camino de las empresas hacia un futuro verde

Cada vez son más las empresas en Colombia están adoptando prácticas sostenibles para enfrentar los retos ambientales y de sostenibilidad. Estas compañías se están enfocando principalmente en la reducción de plásticos de un solo uso y en la inversión en energías renovables. Este es el panorama.

Entre aquí para recibir nuestras últimas noticias en su WhatsAppEntre aquí para recibir nuestras últimas noticias en su WhatsApp

Las empresas colombianas han enfrentado el desafío crucial de implementar políticas sostenibles, respondiendo así a la creciente exigencia del mercado y de los consumidores por productos y procesos más amigables con el medio ambiente. Este compromiso se ha manifestado en iniciativas significativas que abarcan desde la gestión de residuos y la reducción de plásticos de un solo uso hasta la inversión en energías renovables.

Según datos de la Asociación Colombiana de Industrias Plásticas (Acoplásticos), Colombia produce aproximadamente 1,4 millones de toneladas de plástico al año. Esta cifra ha generado que el sector empresarial en Colombia tome un rol protagónico para reducir su huella ambiental y adoptar prácticas más sostenibles y es cada vez más común que las empresas le apuesten a prácticas sostenibles.  

Por ejemplo, la manufacturera Henkel, conocida por marcas como Schwarzkopf y Palette, ha comenzado a fabricar empaques a base de caña de azúcar y materiales reciclados. Alpina, por su parte, utiliza entre el 20 por ciento y el 35 por ciento de plástico reciclado en sus empaques, mientras que Bimbo ha logrado reutilizar el 92por ciento de los residuos de su producción, implementando prácticas de cero residuos en 30 de sus plantas.

La Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (ANDI) ha jugado un papel clave en este proceso, con cerca de 800 empresas participando en programas de posconsumo que fomentan la economía circular. Un ejemplo notable es la red RECICLO, que incluye a compañías como Bavaria, Coca-Cola FEMSA, Nestlé y Postobón. Esta red gestionó 27.000 toneladas de residuos plásticos en 2021, demostrando cómo la colaboración puede generar resultados tangibles en la gestión de residuos y la reducción de plásticos de un solo uso.

Estas acciones no solo son positivas en términos de reducción del impacto ambiental, sino que también benefician a las empresas de manera productiva, ya que la percepción del compromiso ambiental influye significativamente en las decisiones de compra de los consumidores. Según el ranking Global RepTrak, una empresa vista como responsable ambientalmente goza de mejor reputación, y el 78 por ciento de los consumidores estaría dispuesto a adquirir sus productos. Un estudio de SAP Insights reveló que el 68 por ciento de los empresarios que integran políticas sostenibles en sus cadenas de producción perciben un aumento en la competitividad y la percepción de su empresa. Además, el 78.2 por ciento de los encuestados considera que existe una relación directa entre la sostenibilidad ambiental y la rentabilidad a largo plazo.

Aunque algunas empresas aún no se la jueguen por este tipo de prácticas, la normativa en Colombia las terminará llevando a adoptar estas medidas. Precisamente, en junio de este año, la Sala Plena de la Corte Constitucional mantuvo en firme un artículo de la Ley 2232 de 2022, que establece medidas para reducir la producción y consumo de plásticos de un solo uso, con prohibiciones graduales que empezarán a regir a mediados de 2023. Según Susana Muhamad, ministra de Ambiente y Desarrollo Sostenible, “La ley de plásticos de un solo uso tiene unos tiempos hasta el 2030, en los que 14 productos van entrando progresivamente. De esos, hay ocho productos que entran a prohibición a partir de junio de 2024”.

Por eso, incluso los ciudadanos ven el impacto de estas medidas de las empresas en su cotidianidad. Por ejemplo, el supermercado Carulla eliminó el uso de bolsas plásticas en sus puntos de pago y canales digitales, mientras que el Grupo Éxito redujo un 64 por ciento el uso de bolsas plásticas respecto al año pasado.

¿Y las energías renovables?

Además, el Ministerio de Minas y Energía de Colombia ha fijado el objetivo de alcanzar el 50 por ciento de energía renovable en el mix energético para 2030, atrayendo a inversores interesados en la transición energética. Este enfoque ha posicionado a Colombia como el tercer país de Latinoamérica con mayor capacidad de adicionar energía solar y eólica, según el Global Energy Monitor 2023. El país, con un promedio de irradiación solar horizontal de entre 5.5 y 6.0 kilovatios/hora por metro cuadrado por día, tiene un inmenso potencial en energía solar, convirtiéndolo en uno de los países más soleados del mundo.

Por esa razón, cada vez más empresas ven con buenos ojos la inversión en proyectos que potencien las energías limpias. Según un informe de la Asociación de Energías Renovables (SER), hay 80 proyectos de energía limpia previstos para 2023-2024. De estos, 78 son de energía solar y 2 de energía eólica, con una inversión estimada de US$2.500 millones. Los proyectos se distribuyen en 16 departamentos, lo que evidencia todo el camino que hay por recorrer y seguir avanzando en esta área.

En conclusión, la adopción de prácticas sostenibles por parte de las empresas colombianas no solo es una respuesta necesaria ante la crisis ambiental, sino que también representa una oportunidad para mejorar su competitividad y reputación en los mercados internacionales. Con un enfoque en la economía circular, la reducción de plásticos de un solo uso y la inversión en energías renovables, las empresas en Colombia están liderando un cambio crucial hacia un futuro más sostenible y rentable.
 

Conozca más de Cambio aquíConozca más de Cambio aquí