17 Junio 2022

¿Entonces quién pagó la fiesta?

Rodolfo Hernández fue registrado en una fiesta en un yate en Miami. La celebración habría ocurrido el 9 de octubre de 2021.

Después de la publicación de los videos de la exótica fiesta del ingeniero Rodolfo Hernández en un yate en Miami, y del comunicado de Pfizer negando que ellos hayan pagado, la campaña sigue sin aclarar quién financió la celebración, y la única respuesta no cuadra.

Por: Redacción Cambio

En la mañana de este viernes la revista Cambio y el Reporte Coronell, de la W Radio, dieron a conocer las imágenes de una pintoresca celebración a bordo de un yate en el que se ve al ingeniero Rodolfo Hernández, a dos de sus hijos y a dos relacionados con su campaña en compañía de presuntos lobistas internacionales y de once mujeres. 

Tal como se informó, una fuente aseguró que entre los asistentes habría ejecutivos de la multinacional Pfizer, quienes, según su versión, participaron en la financiación de la fiesta. Con el propósito de contrastar esa información, le preguntamos a la compañía farmacéutica y al gerente para los países andinos, Cristopher Ariyan, si habían estado a bordo del barco y si habían pagado los costos del paseo. 

Pregunta Coronell

 

El correo electrónico fue dirigido a la división de prensa, de las oficinas centrales de Pfizer en Nueva York. La respuesta llegó desde Colombia, con una particularidad: “Puedo confirmarle que ni el señor Cristopher Ariyan, country manager de Pfizer para el clúster andino, ni otros ejecutivos de Pfizer en representación de esta compañía estuvieron reunidos la semana pasada  con el candidato presidencial Rodolfo Hernández en el evento al que hace referencia su correo”.

Respuesta Pfizer

 

Lo curioso es que el correo inicial nunca menciona que la fiesta hubiera sido “la semana pasada”. Así es que, a través de tres vías, le insistimos a la vocera de Pfizer para aclarar que el paseo habría tenido lugar el 9 de octubre de 2021, y le preguntamos si en esa fecha sí se vieron los ejecutivos de Pfizer con el candidato presidencial. Jamás hubo respuesta. 

Cuando Cambio y la W Radio publicaron el informe que contenía las salvedades y la respuesta de Pfizer, reporteros de la cadena radial ubicaron y contactaron a Luis de la Hoz, uno de los asistentes a la fiesta. Él aseguró que llegó al lujoso yate porque hacía parte del equipo de recolección de firmas para inscribir la candidatura de Rodolfo Hernández. También dijo que otro pasajero le “dijo que era lobista y que había representando a la empresa Pfizer en Colombia para el tema de la vacuna del covid”.

Hacía el mediodía, Pfizer produjo un comunicado en el que aseguran que esa compañía no participó, ni financió el paseo y también afirma que el señor Cristopher Ariyan, el ejecutivo mencionado por la fuente, no estuvo en el barco con el ingeniero Hernández “ni ninguna persona en representación de Pfizer”. 

Comunicado

Ante la negativa de Pfizer, la periodista Valeria Santos, de Blu Radio, le preguntó a Óscar Jahir Hernández, director político de la campaña de Rodolfo Hernández, cuál era su versión sobre la identidad del financiador del paseo marino. El directivo de la campaña empezó prometiendo: “Les voy a contar la verdad de la historia de lo que sucedió en Miami”. En seguida relató que Rodolfo Hernández había viajado para recolectar firmas, coincidiendo con la celebración de un partido de eliminatoria entre Colombia y Brasil que se jugaba en Barranquilla. Era previsible que la colonia colombiana se reuniera en establecimientos públicos para seguir el encuentro, lo cual facilitaba la tarea de conseguir apoyos. 

Finalmente, de acuerdo con la versión del director político, el ingeniero Hernández, su familia y algunos de sus amigos llegaron a un restaurante para ver el juego en medio de muchos hinchas colombianos. “Él en ese restaurante recibió el cariño de mucha de la gente que estaba ahí viendo el partido y la gente lo invitó al yate y él fue con su hijo”.

Suena raro que un candidato de buenas a primeras se suba al barco de un desconocido al que acaba de ver en un restaurante. Sin embargo, eso no es lo más incoherente de la versión: el partido entre Colombia y Brasil fue el domingo 10 de octubre y el paseo en el yate ocurrió un día antes, el sábado 9 de octubre. 

Cambio tiene la prueba electrónica de la realización de la fiesta en la imagen de la pantalla del teléfono de una de las asistentes, y en la metadata de los videos y fotos. 

El directivo de la campaña que había prometido contar toda la verdad terminó incurriendo en una inconsistencia fácilmente demostrable. Insistió en que de momento no recuerda el nombre del anfitrión ni si era amigo de Rodolfo o de su hijo. Esa respuesta sigue pendiente horas después de la revelación de las imágenes.