6 Julio 2022

La elección del contralor es la primera prueba del gran acuerdo nacional de Petro

El proceso de selección y elección del Contralor General tiene reglas nuevas desde 2018.

Crédito: Yamith Mariño

En menos de un mes el nuevo Congreso tendrá que elegir a la cabeza del ente de control. Con las mayorías de su lado, el petrismo confía en que podrá desactivar "los caballos de Troya" que quedaron en la lista de nominados e incidir en la elección de un aspirante más cercano al gobierno entrante.

El primer pulso político de la presidencia de Gustavo Petro se dará solo unos días antes de que empiece oficialmente su mandato. El 3 de agosto, el nuevo Congreso deberá elegir a la persona que liderará la Contraloría General de la Nación, un nombramiento que será clave para los próximos cuatro años. 

La naturaleza de la campaña presidencial hizo que la elección del contralor pasara desapercibida. Distintos congresistas aseguran que el tema está todavía frío y que poco se ha avanzado tras la publicación del listado de los diez aspirantes en abril, de los cuales la mayoría son fichas del contralor saliente, Carlos Felipe Córdoba, y cercanos al mandatario Iván Duque.

Pero, casi dos meses después, y con dos elecciones encima, el mapa político en Colombia se ha reconfigurado. El presidente electo Petro consiguió en semanas hacerse con las mayorías en el Congreso y esto ha cambiado sustancialmente el panorama. Si en abril se pensaba que la elección de un contralor cercano a Duque era casi una formalidad, hoy las cosas pintan distinto.

El proceso de selección y elección del contralor general tiene reglas nuevas desde 2018. Aunque la idea es que un concurso de méritos seleccione a los 20 mejores candidatos, al final el filtro que reduce ese listado a 10 aspirantes, y la posterior elección del ganador, siguen en manos de los congresistas.

En su momento, el ungido del gobierno saliente para esta elección era el exdirector de Planeación Nacional y exviceministro de Hacienda de Duque, el economista conservador Luis Alberto ‘Pollo’ Rodríguez, ficha del Centro Democrático y el Partido Conservador. Sin embargo, tras la conformación del Gran Acuerdo Nacional liderado por Petro, su nombramiento ahora quedó en veremos. 

El principal objetivo del nuevo gobierno será no dejarse imponer un “caballo de Troya”. Y aunque en la lista de diez candidatos que hay actualmente el Pacto Histórico se quedó sin nombres, tras la victoria de Petro en las presidenciales saben que ahora tienen posibilidad de influir en su elección.

Senadores como Gustavo Bolívar o Ariel Ávila, parte de la coalición de gobierno, sugirieron que el nuevo Congreso, que se posesiona el 20 de julio, debería “tumbar” la actual terna teniendo en cuenta que ahora tienen las mayorías parlamentarias. Ambos creen que en 15 días la nueva coalición podría “abrir la lista” para nuevos aspirantes. 

“Nunca en la historia los movimientos alternativos tuvimos mayorías para elegir un contralor honesto, que persiga a los corruptos sin deberles nada. Hoy tenemos esa oportunidad”, dijo Gustavo Bolívar en conversación con Cambio sobre su propuesta. “He pedido a mis compañeros del Congreso que me ayuden a tumbar esta convocatoria para que cuidemos el Pacto Histórico”, agregó el legislador. 
Pero en la práctica esto parece difícil. Además del corto tiempo, se sabe que el nombramiento de la Contraloría será clave para mantener la unidad del Gran Acuerdo Nacional al menos el primer año.

Un contralor cercano a uno de los partidos que se sumó a la coalición de gobierno podría garantizar una mayor gobernabilidad. Por ello, miembros del Pacto Histórico se han empezado a mover para conversar con algunos de los ternados y sondear quién podría llegar a ser más beneficioso para el gobierno Petro.

Tras la reconfiguración del mapa político, dentro del listado de los seleccionados hay dos nombres que suenan con fuerza para quedarse con el cargo: María Fernanda Rangel, actual directora de la Dirección de Información, Análisis y Reacción Inmediata (Diari) de la Contraloría, Carlos Pérez, excontralor de Santander. También se ha conocido que Víctor Andrés Salcedo podría tener el respaldo de la coalición del nuevo gobierno, así como Andrés Castro Franco, que a su vez es cercano a Cambio Radical. En el tema también estaría interesado el Partido Liberal.

No obstante, la que se perfila como favorita para quedarse con el cargo es Rangel, de quien destacan su procedencia política.  En el pasado trabajó con Juan Fernando Cristo, uno de los líderes de la Coalición Centro Esperanza, que sacó varios congresistas. Trabajó con el político cucuteño cuando él fue presidente del Senado entre 2013 y 2014, y luego lo asesoró cuando fue ministro del Interior entre 2014 y 2018. 

Así, con las cuentas como van, todo indica que el presidente electo podrá incidir directamente en la elección de su contralor como lo hicieran en el pasado Iván Duque, Juan Manuel Santos y Álvaro Uribe. De hecho, en agosto de 2018, el presidente saliente, Duque, vivió un proceso muy similar  para elegir a Carlos Felipe Córdoba, uno de sus amigos más cercanos. En ese momento el entonces senador Gustavo Petro cuestionó ese nombramiento por considerarlo un “contralor de bolsillo”.

"Cuando fui alcalde de Bogotá no quise tener un contralor amigo, permití que la oposición eligiera el suyo (Juan Carlos Granados). Me trajo problemas personales por la arbitrariedad con la que actuó, pero me pareció que así se construía democracia y prevenía la corrupción. ¿Por qué Duque no lo hace?", se preguntó en su momento.

Así las cosas, a solo un mes de su posesión, Petro sorteó el tema de la presidencia del Senado y parece haber allanado el camino para tener un contralor “amigo”. El pulso que le seguirá al presidente electo después de este, cuando ya se haya posesionado, será el de la elección de los magistrados del Consejo Nacional Electoral, donde también parte con ventaja.