7 Junio 2022

Las razones detrás de la captura del senador Mario Castaño

La Corte Suprema investiga al congresista caldense por supuestamente liderar una red de corrupción que involucra a diferentes entidades públicas en seis departamentos del país.

Fueron 74.309 votos los que recibió el senador Mario Castaño en las elecciones legislativas del pasado 13 de marzo. Esa cantidad de apoyos le aseguraban una reelección en su curul y cuatro años más siendo uno de los políticos más poderosos e influyentes del departamento de Caldas. Sin embargo, sus planes están siendo frustrados después de que la Corte Suprema de Justicia ordenara su captura en el marco de una investigación que adelanta en su contra por los delitos de peculado por apropiación, concusión e interés indebido en la celebración de contratos. Su detención se dio en las inmediaciones del Congreso de la República.

Aunque la noticia sacude el ajedrez político ya que Castaño era uno los líderes del Partido Liberal en el Capitolio, su captura era cuestión de tiempo después de que se revelara una serie de audios en los que se le escuchaba hablar de prácticas que rayaban en la criminalidad. Las grabaciones publicadas en marzo por El Tiempo y Revista Semana destaparon una red de corrupción que se dedica al desvío de recursos públicos y que tiene tentáculos en Chocó, Valle del Cauca, Caldas, Cauca, Tolima y Risaralda. En ellas se escuchaba a Castaño conversar con colaboradores y allegados y compartir información sobre sus gestiones para ultimar un millonario contrato de licores en el Chocó. El contenido de los diálogos también demostraba cómo esta red cooptaba la contratación pública y sacaba jugosas tajadas que terminaban beneficiando al congresista y su círculo cercano. 

En ese momento, el hallazgo periodístico coincidió con la captura de nueve personas del entorno del senador y una compulsa de copias de la Fiscalía a la Corte Suprema con su expediente. Estimaciones del ente acusador señalaban que la red criminal liderada por Castaño se habría apropiado de más de 60 mil millones de pesos de diferentes gobernaciones y alcaldías. Ahora, con su captura la investigación toma mayor notoriedad y es muy probable que el congresista no se posesione nuevamente en su cargo.

¿Quién es Mario Castaño?

Mario Castaño es uno de esos senadores que a pesar de su poco brillo ha logrado convertirse en un jugador relevante de la política nacional. Alcanzó una curul en la Cámara de Representantes en 2014, y en 2018 fue elegido senador con 73,079 votos. Su poder aumentó gracias a su cercanía con Iván Duque. Fue uno de los primeros congresistas del Partido Liberal en abrazar la administración y por ello obtuvo réditos inmediatos. 

Con apoyo del Gobierno, se hizo elegir presidente de la poderosa Comisión de Presupuesto del Senado. Desde ahí trabajó de la mano del exministro Alberto Carrasquilla y de Susana Correa, directora del DPS, frecuentemente cuestionada por los repartos de “mermelada”, y quien -según Castaño admitió a Cambio- se había reunido con él en repetidas ocasiones. En un discurso público en 2019, Castaño afirmó que ambos lo habían llamado, y que Carrasquilla le había dicho: “El director nacional de Regalías va a cumplirle a usted y le va a cumplir a Caldas”.

Pero no se quedó ahí, agregó en ese mismo episodio que “ayer, a las ocho (…) votó el Gobierno (…) por orden de Iván Duque, 27.000 millones de pesos para asfaltar la vía Salamina–Pácora, y también votó para asfaltar la vía Salamina–La Merced, y eso tiene un doliente propio, Germán Noreña”, el alcalde de Salamina. Por una denuncia del Instituto Anticorrupción, la Corte conoció el video, pero archivó la investigación. Desde entonces, Castaño ha seguido acumulando poder, influencia y contratos.

Muchos consideran que el senador es un intocable. Por eso, en Caldas causó sorpresa la noticia de las capturas de su gente, que la Fiscalía atribuye a conductas relacionadas con concierto para delinquir, cohecho, peculado, tráfico de influencias, extorsión, estafa y celebración indebida de contratos.