8 Enero 2023

"¡Esta mujer bajó de los cielos!": Rebecca Marder, protagonista de la película ‘Simone, la mujer del siglo’

'Simone, la mujer del siglo', se estrena en Colombia el próximo jueves 12 de enero. Una oportunidad para conocer a Simone Veil, un ícono femenino de todos los tiempos, una mujer que se atrevió a cambiar la historia.

Con Simone la mujer del siglo, su más reciente película, el director francés Olivier Dahan completa su trilogía de grandes mujeres del siglo XX que también conforman La vie en Rose (sobre Edith Piaf) y Grace of Monaco. Su nueva producción explora la vida de Simone Veil, humanista y política francesa que sobrevivió al genocidio judío durante la Segunda Guerra Mundial y quien dedicó su vida a defender los derechos humanos, los derechos de la mujer y a combatir las injusticias del mundo de su época.
Simone Veil nació en Niza en 1927. Estudió derecho y fue ministra de Salud, de Familia y de Asuntos Sociales. Promulgó la Ley Veil que despenalizó el aborto en Francia, luchó para mejorar las condiciones de los presos, de los enfermos de VIH, de los más desfavorecidos y por hacer visible y relevante la historia del genocidio judío durante la Segunda Guerra Mundial y de sus sobrevivientes. Fue la primera mujer en presidir el Parlamento Europeo, entre 1979 y 1982, y se la considera como una pionera del feminismo. Murió en 2017.
Dahn, quien también escribió el guion, realizó una exhaustiva investigación de la vida y la obra de Simone Veil que partió de la autobiografía Una vida, de Simone Veil, y que también se basó en otros libros, artículos, entrevistas, documentales y fotografías.
Rebecca Marder interpreta a Simone de los 15 a los 39 años. La segunda etapa de su vida la interpreta Elsa Zyberstein, quien conoció personalmente a Simone Veil y tuvo la idea de realizar esta película. El reparto de actores protagónicos lo completan Élodie Bouchez, Judith Chemla y Olivier Gourmet.
La película se estrena en Colombia el jueves 12. Cambió conversó con Rebecca Marder acerca de la pelicula y sus impresiones acerca de su trabajo.
 

CAMBIO: ¿Cómo empezó esta aventura para usted?
Rebecca Marder: 
Había leído su autobiografía dos años antes de que me ofrecieran el papel de Simone. El libro me conmovió y nunca imaginé que algún día tendría el honor de interpretar a una mujer así. En 2019, hice una audición para el papel de Simone Veil con tres edades diferentes: 15, 21 y 36 años. Tenía que interpretar una escena en la que Simone es deportada a los campos, otra en la que va a Sciences Po (la facultad de Ciencias Políticas) y habla de sus estudios con su hermana y, por último, una escena en la que es la jefa de la administración de la prisión. Pasé estas tres rondas y luego conocí a Olivier Dahan. Me vio en las pruebas y me dijo que iba a formar parte de la aventura.
 

CAMBIO: ¿Cómo reaccionó ante este anuncio?
R. M.: 
Estaba ensayando en el teatro cuando llegó la noticia y me dio alas. Me dejé llevar al sumergirme en la historia de Simone Veil y, al mismo tiempo, sentí una inmensa presión porque quería estar a la altura de la confianza que se había depositado en mí. ¡Esta mujer bajó de los cielos! Su vida, su lucha, su fe en la humanidad te impulsan. Más allá de esta alegría, era consciente de que interpretar a alguien que ha existido es siempre delicado, así que me lancé de inmediato a trabajar.
 

CAMBIO: ¿Qué es lo que más le llamó la atención del guion?
R. M.: 
Al haber leído el libro estaba familiarizada con sus dramas y luchas, y en el guion me conmovieron los mismos dramas, como cuando perdió a su hermana. Me conmovió mucho porque tanto las escenas íntimas como las colectivas estaban formidablemente bien escritas y dialogadas. Eran fieles a la realidad y tenía la impresión de que, en cierto modo, estaba viendo la película porque el montaje ya era palpable. El guion estaba marcado por idas y venidas en el tiempo, y es precisamente esta cronología desordenada la que nos arrastra y da sentido a la historia de Simone Veil. Tras haber experimentado lo inimaginable, siguió luchando por la humanidad. Pensé que al no haber continuidad temporal, el hecho de que hubiera dos actrices interpretándola podía ser creíble.

Simone Veil
Rebecca Marder interpreta a Simone de los 15 a los 39 años.


CAMBIO: ¿Qué representa Simone Veil para usted?
R. M.: 
Para mí ella encarna la fuerza. Es una mujer a la que las jóvenes y los jóvenes deben mucho. Por Europa, por el aborto, por los derechos de la mujer. Sus luchas fueron revolucionarias y, desgraciadamente, son muy actuales porque hay un resurgimiento del antisemitismo y el racismo. Es impensable que las luchas que ella dirigió deban continuar incluso hoy. Es una mujer que inspira admiración y respeto, y lo que más me llama la atención e impresiona es su fe en las personas. A algunos supervivientes de los campos de exterminio les atormentaba un terrible sentimiento de culpa que les impedía seguir adelante. Por otra parte, para ella, el hecho de haber sobrevivido tenía que servir para algo. Hay en ella un universalismo y una fe en el laicismo increíbles.
 

CAMBIO: ¿Qué aspectos de su vida la han marcado más?
R. M.: 
Me marcó todo, cada etapa de su vida. En primer lugar, desde la infancia se distingue por su carácter y su temperamento. Se forja gracias a su dureza: ella misma explica en una entrevista que cree que "sobrevivió gracias a su dureza". Su madre y Milú (su hermana) eran demasiado buenas, demasiado generosas. Su herencia materna también era un verdadero cimiento para ella. Todas sus luchas están relacionadas con su madre, sus hijos y sus nietos. El texto del final es muy elocuente sobre la memoria transgeneracional. Personalmente me parece una locura volver a Alemania solo dos años después del final de la guerra. Es un gesto de paz increíble porque ya estaba pensando en Europa. Pero decide seguir a su marido, que tiene una prometedora carrera política. Su hermana intenta disuadirla de mudarse a Alemania después de todo lo que ha pasado su familia. Y entonces el destino golpea de nuevo. Es un acontecimiento que marca un punto de inflexión en mi actuación. En ese momento se dice a sí misma que luchará y trabajará.
 

CAMBIO: ¿Cómo se documentó?
R. M.: 
Durante cinco o seis meses escuché su voz durante dos horas al día, estaba en el sitio web del INA (Instituto Nacional Audiovisual, de Francia) todas las noches. Me fijé en sus ojos, tan rectos... tiene una mirada tan profunda. Pasé varios meses leyendo todo lo que existe sobre ella, intentando comprenderla. Lo interesante es que en el periodo de su vida que yo represento, de los 15 a los 37 años, hay menos fotos, grabaciones y huellas. Todos conocemos a la icónica Simone Veil, con el moño y el traje de Chanel, porque de esos años hay más grabaciones de audio y video. Olivier Dahan insistió en que no la imitara, pero que a partir de cierto momento adoptara un labio muy cerrado, una forma de hablar que ella no tenía a los 15 años. En Sciences-Po era la única mujer en las aulas, así que cuando tenía que hablar -la única representante de su sexo- nos decíamos que se ponía una concha y cerraba la boca. Así que se trataba sobre todo de sumergirse en su voz, sus luchas y sus escritos.
 

CAMBIO: ¿La abundancia de documentación e imágenes de archivo no acaba siendo una trampa? ¿No obstaculiza la libertad de la actriz?
R. M.: 
¡No, al contrario! Me dio más confianza. Fue a partir de estas diversas fuentes de documentación que conseguí trabajar. Es una figura histórica y habría sido imposible interpretarla sin traicionarla si no me hubieran interesado sus escritos y sus luchas. Como mi papel atraviesa varias épocas -nunca antes había interpretado a un personaje que evoluciona a lo largo de un periodo tan largo-, quería aprender sobre la vida política de cada periodo que interpretaba. Me hacía sentir mejor y más preocupada cuando leía libros y oía su voz. Pensaba en ella todo el tiempo como en una compañera imaginaria. Fue Olivier quien me aconsejó que escuchara su voz varias horas al día.
 

CAMBIO: ¿Qué trabajo de preparación tuvo que hacer para "transformarse" en Simone Veil?
R. M.: 
No filmamos en orden cronológico. Algunos días empezaba con un maquillaje ligero y luego tenía que hacer tres horas de prótesis: ¡casi nos dormimos sentados! Cuando interpreté a Simone Veil a los 15 años llevaba una prótesis en la parte superior de la nariz. Luego, cuando la interpreté tras su regreso a París, tenía una prótesis en la ceja, una prótesis en la barbilla, pecas, prótesis en las mejillas y también una prótesis para ahuecar la nariz. Este juego de prótesis permitió traspasar el papel a Elsa cuando tomó el relevo a los 39 años. Luego me pusieron mejillas postizas para ahondarlas con la edad y también me tiñeron el pelo de negro para que, bajo las pelucas, desapareciera por completo mi color natural.

Camp
CAMBIO:¿Cómo vivió las escenas de los campos de concentración?
R. M.: 
Pasamos tres semanas en Budapest, en los estudios húngaros donde se reconstruyeron los campos de Auschwitz y Bergen-Belsen. El primer día me sentí bastante incómoda y asustada porque es muy difícil reconstruir uno de los periodos más oscuros de la humanidad sin correr el riesgo de resultar obsceno. Intenté tranquilizarme pensando que todos estábamos allí para perpetuar la memoria de Simone Veil, que estábamos en comunión para recordarla juntos. A partir del segundo día estuve más serena.
Pasamos esas tres semanas a mediados de noviembre en barracones con 300 o 400 extras húngaros y serbios, desnudos... Ya no tenía la impresión de estar actuando sino de estar observando y conmoviéndome con lo que ocurría. Nos permitimos el lujo de decir "corten" e irnos al hotel a comer y dormir. El rodaje no fue agotador en sí mismo, pero la idea de poner en escena lo inimaginable fue totalmente demoledora. Este periodo se escenificó al final del rodaje. Yo había rodado todo el regreso de los campos antes de las escenas en Auschwitz. Así que descubrir este escenario fue asombroso.
 

CAMBIO: Háblenos de su colaboración con sus compañeros de elenco en la película.
R. M.: 
Hay 120 papeles en la película, ¡todos ellos increíblemente bien actuados! Estoy muy orgullosa de haber podido interpretar este papel junto a Elsa Zylberstein, que creo que está maravillosa en la película. Me impresionó su trabajo y su precisión. Élodie Bouchez y Judith Chemla interpretan respectivamente a la madre y a la hermana de Simone Veil y son maravillosas. Me encantaron las actrices que fueron y me encantan las mujeres que son. Mathieu Spinosi, quien interpreta a Antoine de joven, es a la vez amable y modesto. Hay algo muy sutil en su actuación. No explica nada, su presencia es amable mientras muestra autoridad. Me encantaba rodar con él. Philippe Torreton está sencillamente magnífico y sentí que todos los actores estaban muy contentos de poder contar la historia de esta mujer, se sentían muy involucrados y comprometidos.
 

CAMBIO: ¿Cómo dirige Olivier Dahan a sus actores?
R. M.: 
Al principio intercambiábamos mucha documentación. Hablamos de Simone Veil, compartimos nuestras ideas. Y antes de rodar nunca ensayamos las escenas. Sentí que Olivier quería que trabajara no por imitación sino manteniendo un carácter salvaje, sobre todo porque tenemos pocos rastros de la vida de Simone Veil de este periodo. Solo tuvo que decirme unas palabras para que entendiera lo que quería. Era casi una coreografía. Por ejemplo, a veces bastaba con bajar la barbilla en un escenario para evocar una emoción. Tiene un ojo muy fino y sutil y enseguida se daba cuenta de si yo tenía razón o no. Es tan atento que te sientes en confianza. Nunca nadie había confiado en mí para un papel así y un periodo tan importante.
 

CAMBIO: ¿Qué se llevará de esta experiencia?
R. M.: 
Cambió mi vida desde sus cimientos. En primer lugar, fue un encuentro con una figura histórica que me acompañó y a menudo pienso en ella y en sus luchas. También recuerdo la fe en el ser humano que estaba tan presente en Simone Veil. Fue un encuentro maravilloso con Olivier, un director que depositó su confianza en mí.

Simone Afiche