25 Febrero 2022

Cayó el mayor deforestador de Colombia

Reinel Gaitán Tangarife fue capturado el pasado 18 de febrero por presuntos delitos ambientales, soborno, fraude procesal y minería ilegal.

Crédito: Ilustración Cambio

Reinel Gaitán Tangarife, alias el Gurre, es un oscuro terrateniente de Granada que fue detenido por la policía por presuntos delitos ambientales, minería ilegal, soborno a funcionarios públicos y fraude procesal. Su hijo es la cabeza de lista del Centro Democrático para la Cámara de Representantes por el Meta.

Por: Alfredo Molano Jimeno

En algunas regiones de Colombia el armadillo es llamado gurre. Es un bicho solitario que suele cavar en busca de insectos o gusanos. Posee un fuerte caparazón dentro del cual se esconde, convirtiéndose en una bola para evitar a sus depredadores. En la cultura popular también se denomina gurre a las personas de fealdad notoria. En el mundo de la delincuencia es un alias bastante utilizado. Las Farc tienen su gurre y también lo hubo en los paramilitares. Ahora, si usted menciona el gurre en la región del Ariari, al sur de Meta, inequívocamente la gente lo remite a donde Reinel Gaitán Tangarife, un polémico comerciante, poderoso en la región y a la vez temido. Su más reciente aparición pública fue el pasado 17 de febrero, cuando la Policía de Carabineros anunció su captura.

En su comunicado, la Policía anuncia que Reinel Gaitán fue capturado en desarrollo de la Operación Artemisa bajo los cargos de cohecho por dar u ofrecer, explotación ilícita de yacimientos mineros, daño a los recursos naturales y fraude procesal. El Gurre, según la Policía, “es uno de los principales responsables de la deforestación de cerca de mil hectáreas de bosque en el parque nacional natural Nukak” en Guaviare. Además de Gaitán Tangarife fueron detenidos alias Arbey, su hombre de confianza, y siete policías que serían cómplices del comerciante de ganado, tierras y palma africana. La noticia pasó inadvertida en el ámbito nacional, pero tiene crispado el ambiente político en lo local. Primero, porque se trata de un nombre poderoso en el sur de Meta, y segundo, porque es el padre de Humberto Gaitán García, la cabeza de lista a la Cámara de Representantes por el Centro Democrático.

Humberto Gaitán García es un joven que no sobrepasa los 40 años. No tiene mayor relevancia pública y su única aparición electoral fue en la campaña a la Asamblea departamental en 2019, donde se quemó con una votación de poco más de 8.200 votos. Una cifra nada despreciable para un completo desconocido. Sin embargo, el apoyo que recibió tiene una explicación que trasciende su foto en el tarjetón: Reinel Gaitán Tangarife, alias el Gurre. Un hombre al que en la región del Ariari le dan el título de “reconocido empresario” por sus inversiones en los sectores de la ganadería, la propiedad raíz y la palma africana. Tras la captura del Gurre, su empresa, Agropecuaria La Rivera Gaitán, emitió un comunicado en el que sostiene: “Ha sido requerido por la Fiscalía, en un proceso de hace más de tres años que se adelanta en su contra por un manejo inadecuado de deforestación de un predio de su propiedad ubicado en el municipio de San José del Guaviare. Don Reinel, como hombre de bien y respetuoso de las autoridades y de la justicia, siempre estará presto a responder a los diferentes requerimientos que se le hagan”.

“Para nadie es un secreto en el Ariari que el Gurre lleva años incidiendo en la política local. Él ha financiado las campañas de la mayoría de los alcaldes elegidos en Granada, Fuente de Oro, Puerto Lleras, Guamal, San Martín y Puerto Rico, entre otros.

Por toda la margen del río Ariari, en la vía que conecta con el Guaviare, su poder económico se ha convertido en poder político y judicial. De ahí que el Centro Democrático lo buscara para que ayudara a impulsar la campaña con los votos de la región y la plata de su patrimonio. Humberto, su hijo, no tiene mayor experiencia política y es muy difícil que logre una curul de las tres que hay para el departamento del Meta. "Su participación fue una jugada para mantener la valla del partido en estos municipios y tener quien les financie la propaganda política”, asegura un militante del Centro Democrático en el Meta, cuya condición para dar su testimonio fue la reserva de su identidad.

Otra fuente de la región del Ariari advierte que nadie de la zona podría hablar mal de los señores Gaitán sin sufrir consecuencias en su seguridad y su tranquilidad. Por eso también pide que no se revele su identidad. “En el Meta el Centro Democrático hizo una lista de emergencia a la Cámara. Aquí hay tres curules que históricamente se las quedan el gobernador, el alcalde de Villavicencio y la tercera fuerza política, que en las últimas elecciones ha sido el uribismo” explicó. Según el análisis de la fuente “para estas elecciones el Pacto Histórico se va a quedar con una; el gobernador, que está apoyando la lista de Cambio Radical, con otra, y la tercera será para el Centro Democrático. El problema que tienen los Gaitán es que compiten con Gilberto Giraldo, un pastor que maneja las iglesias evangélicas, y con Lucy Contento, que tiene una maquinaria muy fuerte. Ya fue congresista por La U, tiene el apoyo de las principales casas políticas, entre ellas de la senadora Maritza Martínez, de su esposo Luis Carlos ‘Lucas’ Torres, de la exgobernadora Marcela Amaya, además de tener una relación de amistad con el registrador”. 

En esa medida, para los conocedores de la política local, Humberto Gaitán no tiene mucho juego para estas elecciones, y la estrategia es más bien posicionarse para las locales del próximo año, en las que los Gaitán quieren consolidarse como una casa política que pueda controlar el departamento. Sin embargo, la captura del padre del candidato revive una larga historia de noticias judiciales. La primera vez que el ámbito nacional registró a Reinel Gaitán Tangarife fue en 2008, cuando Daniel Coronell dio a conocer información judicial que lo relacionaba con Daniel 'el Loco' Barrera. Gaitán reaccionó con todo su poder y solicitó rectificaciones a Noticias Uno, El Tiempo y la revista Semana. La acción judicial llegó a las manos del magistrado del Tribunal Superior de Villavicencio Alcibiades Vargas Bautista, quien falló en favor del ganadero. 

El fallo traía trazas de veneno. Desde la medida de arresto en contra de los periodistas impuesta por un juez de Granada, hasta la ratificación del magistrado Alcibiades Vargas Bautista, sobre quien pesa un intrincado historial de oscuras decisiones. En una columna, Coronell dejó al descubierto a Vargas Bautista, quien, siendo juez en Florencia, Caquetá, actuó en contra de las evidencias para favorecer al hermano del poderoso político Luis Fernando Almario. En este contexto, los periodistas afectados por el magistrado Vargas impusieron los recursos de ley y en 2010, la Corte Constitucional dirimió la controversia en favor de la libertad de prensa.

La carrera de Alcibiades continuó en la justicia, algunas veces como magistrado y otras como investigado. Por ejemplo, en 2017 fue acusado por la Fiscalía de recibir un soborno para conceder el beneficio de casa por cárcel a Marbely Sofía Jiménez, una mujer condenada a 52 años por los asesinatos de varias personas en una trama que se conoce como la ‘Viuda de Autorrollings’. 

La siguiente vez que Reinel Gaitán apareció en el escenario nacional fue en 2013, cuando la Fiscalía ocupó 205 propiedades que habrían pertenecido a los hermanos Juan Fernando e Ignacio Álvarez Meyendorff y que habrían sido obtenidas mediante actividades de narcotráfico. La gigantesca operación de extinción de dominio, valorada en 1,2 billones de pesos, volvió a prender los reflectores sobre Gaitán, quien tenía a su nombre una de las propiedades allanadas. La finca Villa Diana, de 310 hectáreas, localizada en Puerto Lleras (Meta). Pasaron dos años y en plena campaña local de 2015, el palmero de Granada volvió a aparecer en un escándalo. Esta vez por cuenta de un video en el que se le ve ofreciendo viviendas a adultos mayores en una urbanización construida en uno de sus predios, a cambio de que apoyaran a Darío Vásquez a la Gobernación y a Janeth Gutiérrez a la Alcaldía de Acacías. Con el agravante de que Gaitán aseguraba que la urbanización requería ser legalizada y solo si estas personas llegaban al poder podrían garantizar la vivienda prometida.

En este mismo sentido, Cambio conoció un documento en manos de una entidad pública, en la que los presidentes de las juntas de acción comunal de un municipio del Ariari denuncian ser amenazados constantemente por “Reinel Gaitán Tangarife y su hijo Andrés”, a quien acusan de presidir “bandas organizadas” y cobrar “cuota a los expendedores para que puedan ejercer negocio de distribución y venta de sustancias psicoactivas en los sectores y barrios”. También acusan a Gaitán Tangarife de ser un despojador de tierras de los campesinos de Mesetas, Granada, San Juan de Arama, San Martín y Acacías, a quienes les arrebata sus tierras para construir en ellas urbanizaciones piratas que posteriormente son loteadas y vendidas en condiciones extrañas.

Según la denuncia, durante una década, alias el Gurre viene incidiendo en las administraciones municipales de turno para adelantar proyectos “de vivienda o en su defecto en la creación de los barrios y sectores receptores de población vulnerable”, como lo son desplazados, víctimas del conflicto armado o personas en proceso de reincorporación, a quienes les vende lotes por valor de “10 millones de pesos más gastos de escrituras por trescientos mil pesos ($300.000) y cien mil ($100.000) para el traspaso de estas en calidad de escrituras, que luego se debe hacer un traspaso en calidad de viviendas de interés social con la aplicación del subsidio de vivienda a favor Reinel Gaitán Tangarife”, sostienen textualmente los denunciantes. 

Ahora, Reinel Gaitán Tangarife, alias el Gurre, ha vuelto a las páginas judiciales. El empresario del Ariari esta vez fue capturado por deforestador, minero ilegal y por sobornador de los policías que lo acompañaban el día de su captura. Una noticia que cayó muy mal en la campaña del joven Humberto Gaitán, quien tiene inundado el Ariari, desde Granada hasta San José del Guaviare, con su publicidad política. Y aunque la situación de Reinel no tendría que afectar la actividad electoral de su hijo, el joven Humberto ha volcado su campaña y su discurso en la defensa de su padre, publicando videos de pobladores que apoyan a Gaitán Tangarife, y otras cuñas donde se ve al candidato uribista dar discursos en una reunión en Guamal, acompañado de fondo por un joropo que lo presenta como un “pollo fino” y de “voto de opinión”. 


Es difícil hablar de voto de opinión en una región tan golpeada por la violencia y la criminalidad como el Ariari, pero lo cierto es que aunque Reinel Gaitán Tangarife, alias el Gurre, no es suficientemente conocido en el ámbito nacional, su nombre y sus actividades han llegado a la mesa de varias agencias internacionales que se preguntan por la larga impunidad que ha cubierto a quien consideran el mayor deforestador de Colombia.