20 Mayo 2022

Matamba sí anda suelto

Juan Larinson Castro alias Matamba

Crédito: Yamith Mariño

Fuentes de 'Cambio' aseguran que el temido narcotraficante sí se fugó, está vivo y su plan sería pasar del centro del país al suroccidente colombiano.

Por: Sylvia Charry

En Colombia, muy poco se sabía o se hablaba del narcotraficante Juan Larinson Castro, alias Matamba, hasta que, en febrero de 2022, se revelaron unas conversaciones entre él y el coronel (r) Robinson González del Río –un turbio oficial procesado por los denominados falsos positivos– en las que hablaban de la infiltración en el Ejército Nacional y de la participación del general (r) Leonardo Barrero, excomandante de las Fuerzas Militares, como el supuesto enlace entre la organización de Matamba y los mandos militares. Pero estas revelaciones fueron, incluso, opacadas por su espectacular fuga de la cárcel de La Picota, días antes de comparecer ante la Fiscalía para negociar un preacuerdo en el que entregaría la nómina de los militares a su servicio en el departamento de Nariño.

Apenas salió de la cárcel, comenzó a circular la hipótesis de que Matamba no se había fugado, sino que había sido desaparecido y que, incluso, podría estar muerto y enterrado en La Picota. A pesar de las imágenes de las cámaras de seguridad que lo muestran saliendo de las celdas de la penitenciaría, su abogada, Angélica Martínez, ha puesto en duda que se trate de él. En diálogo con Cambio, anunció que solicitará a peritos especializados una comparación morfológica entre las imágenes que se conocieron del narco saliendo de la cárcel y las características físicas que tenía meses antes de su fuga porque, según ella, no coinciden. 

Al margen de las sospechas de la abogada, Cambio conoció que Matamba sí se fugó, que está vivo y que su plan sería pasar del centro del país al suroccidente colombiano. 


Desde que salió como 'Pedro por su casa' de la cárcel La Picota, los grupos de inteligencia no han descansado ni un minuto para encontrarlo. Las fuentes advierten que ya conocen los sitios por donde se está moviendo y están preparando un gran golpe para su recaptura. No es un delincuente cualquiera. Se trata de uno de los hombres más temidos en Nariño, donde opera a sus anchas bajo el amparo de grupos armados ilegales.


Matamba tiene mucho que contarle al país


De producirse su recaptura, el testimonio de Matamba sería clave para la investigación que se lleva en contra de los coroneles (r) Robinson González del Río y Harry Gómez Tabares, excomandante del Batallón Boyacá, con sede en Pasto, quien, supuestamente, recibía cerca de $50’000.000 mensuales para que retirara las tropas de las rutas dispuestas para la salida de cocaína y así, mover con libertad los cargamentos hacia el Pacífico que, finalmente, eran camuflados en lanchas rápidas y semisumergibles, con destino a Europa y Estados Unidos.


También, podría hablar sobre los otros imputados que, supuestamente, le entregaban información sobre operativos en su contra para lograr evadirlos. Estos son el capitán Octavio Javier Castro González, el sargento viceprimero Edward Andrés Díaz Narváez, el sargento viceprimero Óscar Ramón Faillace Ospino, el sargento segundo Nelson Orlando Rolón Monroy y el soldado profesional Estivinson Córdoba Torres.


En esa investigación hay un peso pesado que, aunque no se ha vinculado formalmente al proceso, la Fiscalía lo individualizó en un documento como supuesto integrante de la organización: el general Leonardo Barrero quien, al parecer, sería alias el Padrino. Matamba podría contar si, realmente, el general colaboró con su organización trasladando a los militares que "no le copiaran" a la organización, según las conversaciones interceptadas.


Sobre el tema, en las conversaciones entre Matamba y Del Río también fueron mencionados el general Wilson Chawez, en ese entonces comandante de la Tercera División y quien hoy es subjefe de operaciones conjuntas de las Fuerzas Militares; y el general Jorge Hoyos, quien relevó a Chawez en el comando de la Tercera División.


De lo que poco se ha hablado


La investigación muestra que Matamba incursionó en el departamento de Nariño en 2016 y, para 2019, ya dominaba el mundo del hampa gracias a la supuesta ayuda de algunos militares que le filtraban información y lograban traslados de quienes no le "caminaban". Por ejemplo, según la Fiscalía, Matamba pagó por el traslado del coronel Néstor Duque, entonces comandante de la Brigada 23, porque no le “copió” a La Cordillera y, supuestamente, de sucesor, pusieron a un militar de la “línea” del Padrino con el fin de que ayudara a sus intereses criminales.

Así las cosas, el narco podría contar durante cuánto tiempo se dio ese modus operandi y hablar sobre cuáles militares de la zona le ayudaron a quedarse con el emporio criminal. Entre 2016 y 2019, época en la que Matamba dominó la criminalidad en Nariño, comandaron la Brigada 23 el coronel Saúl Silva Parada, el coronel William Santamaría Benavides, el coronel Milton Orlando Vargas Mariño, el coronel Oscar Rodrigo Moreno Moreno, el mencionado coronel Duque, y su sucesor, el coronel Nelson Olinto Gutiérrez. Las actuaciones de los militares están en la mira de la justicia y de las propias Fuerzas Militares.


Por último, Matamba también podría revelar si tuvo fichas políticas trabajando para su organización, un asunto que quedó expuesto en las conversaciones interceptadas, cuando el narcotraficante dijo que tenía candidato para la Alcaldía del municipio de Policarpa, para las elecciones de 2019. La Fiscalía ya abrió una investigación al respecto.