El difícil panorama del proyecto de Petro en las regiones

Crédito: Pablo Salgado

29 Octubre 2023

El difícil panorama del proyecto de Petro en las regiones

Los colombianos fueron a las urnas y eligieron a las autoridades locales para el periodo 2024-2027. Para el presidente Gustavo Petro, el nuevo mapa político supone el gran reto de conciliar su proyecto con los nuevos representantes del poder regional.

Por: Andrés Muñoz

Entre aquí para recibir nuestras últimas noticias en su WhatsAppEntre aquí para recibir nuestras últimas noticias en su WhatsApp

Los pronósticos previos a las elecciones no le auguraban un buen debut en la contienda local al Pacto Histórico, la coalición de partidos y movimientos cuyo jefe natural es el presidente Gustavo Petro. En ninguna de las ciudades capitales principales del país el petrismo logró llegar a la alcaldía y lo mismo ocurrió con los departamentos más poblados.

Ni siquiera en Bogotá, donde el candidato del presidente era Gustavo Bolívar, le alcanzó al Pacto Histórico para tener un resultado alentador. El libretista perdió el segundo lugar con Juan Daniel Oviedo y no le alcanzó ni siquiera para llegar al Concejo de la capital. De hecho, el mismo Bolívar reconoció que los resultados de su movimiento a nivel nacional fueron adversos.

“Me comprometo con este equipo, que está acá, a recorrer a Colombia para recoger esos pedazos que quedan rotos del Pacto Histórico, y volver a ser la primera fuerza de Colombia”, dijo Bolívar en el discurso en el que reconoció su derrota.

El mea culpa de Bolívar contrastó con la alocución del presidente Gustavo Petro en la noche del 29 de octubre. El jefe de Estado aseguró que las elecciones transcurrieron en "paz" a pesar de los graves hechos de orden público en algunos municipios del país. Aún así, Petro dijo algo que será clave para los próximo tres años de su Gobierno:

"Articular planes locales electos con el plan del cambio", dijo el presidente Petro sobre el paso a seguir con los nuevos mandatarios elegidos por los colombianos.

En Bogotá, la principal plaza en disputa, el elegido fue Carlos Fernando Galán, quien si bien no ha sido un férreo opositor del presidente, sí está en la orilla opuesta al mandatario en el tema central de la campaña: la primera línea del metro. Galán le pidió al presidente "trabajar juntos" para sacar adelante al metro pero manteniendo el diseño actual de la primera línea, es decir, dejando de lado la propuesta del Gobierno de hacerla subterránea por lo menos en una parte del tramo.

En el caso de Cundinamarca, el gobernador electo Jorge Rey tampoco es una figura tradicionalmente cercana al presidente Petro, pero sí a la facción del Partido Verde crítica del Gobierno. El gobernador tiene una gran influencia en la ciudad y la región gracias a la recién creada Región Metropolitana Bogotá-Cundinamarca.

Por los lados de Medellín el panorama es menos alentador. Federico Gutiérrez, abierto opositor al Gobierno, barrió en la segunda ciudad más importante del país. La victoria de Fico no solo representa un fuerte golpe para el presidente sino para uno de sus aliados más leales: Daniel Quintero Calle. El exalcalde paisa renunció faltando dos semanas para las elecciones y, aún así, su candidato, Juan Carlos Upegui, no logró acercársele a Gutiérrez ni en las encuestas y mucho menos en el resultado final. La capital antioqueña sigue teniendo una izquierda débil, mientras Independientes, el partido de Quintero, no logró consolidarse.

"Entienda que tiene que convocar a todas las fuerzas políticas y ciudadanas para redefinir el rumbo de su gobierno", fue el mensaje de  Federico Gutiérrez a Petro en su discurso de victoria.

Además, en Antioquia el factor Quintero provocó que la derecha llegara en su mayoría unida a la jornada electoral. Aunque la mayoría de las encuestas daba por ganador a Luis Pérez, al final la victoria se la llevó Andrés Julián Rendón, quien tenía la bendición de Álvaro Uribe. Pérez, quien recibió un guiño vergonzante del petrismo con Julián Bedoya, no logró vencer a la coalición de Rendón y el político conservador Juan Diego Gómez.

En el Atlántico el victorioso fue una vez más el clan Char, con la llave Alejandro Char en Barranquilla y Eduardo Verano de la Rosa en el departamento. Ni Antonio Bohórquez ni Alfredo Varela pudieron vencer a la maquinaria de la casa Char. Varela obtuvo el apoyo a regañadientes del petrismo por inciativa del representante Agmeth Escaf, pero solo le alcanzó para llegar a la Asamblea. El clan Torres, quien se la jugó por Petro en 2022, se cambió de bando y también apareció en la foto ganadora con Char y Verano.

En el Valle del Cauca y Cali, uno de los departamentos en los que Gustavo Petro obtuvo mayor votación en las dos vueltas presidenciales de 2022, los candidatos del petrismo tampoco obtuvieron resultados positivos. Dilian Francisca Toro, la baronesa electoral del departamento y quien se bajó de la coalición de Gobierno en su época como presidenta del Partido de La U, vuelve como gobernadora. En Cali, Alejandro Eder le remontó a Roberto Ortiz y le arrebató la victoria. La postura de Eder frente al Gobierno sigue siendo una incógnita.

La cumbre entre Petro y los mandatarios electos, que se hará en los próximos días en la Casa de Nariño, tendrá la icónica imagen del presidente Petro saludando a Fico Gutiérrez, a Alejandro Char y a Dilian Francisca Toro, quienes fueron candidatos presidenciales el año pasado con posturas opuestas al hoy jefe de Estado.

El voto castigo al proyecto político del petrismo y a las fallas del Gobierno en materia de seguridad también fueron determinantes para las victorias de figuras radicales, como Jaime Andrés Beltrán en Bucaramanga y el general Juvenal Díaz Mateus en Santander.

Además de los ganadores individuales, las victorias de los partidos tradicionales como el Partido Liberal y el Partido Conservador fueron contundentes. El Liberal ganó prácticamente 8 gobernaciones, con candidato propio o en coalición; el Conservador, otras cinco y Cambio Radical triunfó en 13 departamentos. Así, demostraron que, si bien el factor Petro fue crucial para la dinámica de las elecciones regionales, las maquinarias y las dinámicas propias de las regiones dominaron la elección.

Los resultados regionales no solo configuran un nuevo mapa político en el país, hostil en su mayoría para el presidente, sino un probable reordenamiento de fuerzas en el Congreso de la República. Los partidos retomarán la discusión de las reformas del Gobierno con plataformas renovadas en lo regional. Los congresistas temerán menos perder votos a corto plazo por las posturas que adopten en los debates venideros y pueden radicalizarse en contra de la agenda gobiernista o flexibilizarse y acercarse al Ejecutivo.

Conozca más de Cambio aquíConozca más de Cambio aquí