Teto Ocampo, el hombre que se inventó la música colombiana como la conocemos hoy
27 Septiembre 2023

Teto Ocampo, el hombre que se inventó la música colombiana como la conocemos hoy

Ernesto 'Teto' Ocampo

Teto Ocampo, músico, compositor, investigador y maestro que murió esta mañana, dejó un legado que va mucho más allá de sus aportes a álbumes fundamentales de la música colombiana como 'La tierra del olvido' y el álbum homónimo del grupo Bloque de Búsqueda. Alejandro Gómez, compositor y cantante, discípulo y amigo personal de Ocampo, compartió con CAMBIO algunas impresiones sobre su vida, su obra y su legado.

Por: Eduardo Arias

Entre aquí para recibir nuestras últimas noticias en su WhatsAppEntre aquí para recibir nuestras últimas noticias en su WhatsApp

Los hombre buenos no se entierran. Se siembran. Eso manifestó en un mensaje de WhatsApp Iván Benavides, amigo del alma de Ernesto “Teto” Ocampo, también su socio en varios proyectos musicales. Un hombre bueno. Una manera muy acertada de describir la vida y la obra del músico, productor y maestro que falleció hoy, víctima de una enfermedad muy agresiva.

Cambio Colombia

Teto Ocampo nació en Río de Oro, Cesar, en una familia muy numerosa (tenía 75 primos hermanos) y muy musical. Desde niño estuvo en contacto permanente y su nombre figura en proyectos muy determinantes de la música colombiana de los últimos 35 años, ya fuera como integrante o músico de sesión, entre ellos el dúo Iván y Lucía, La Provincia (la agrupación de Carlos Vives), Bloque de Búsqueda y, en los últimos tiempos, su proyecto Mucho Indio, una expresión despectiva y ofensiva propia de los mestizos a la que Ocampo le dio un significado completamente opuesto. Una reivindicación de los valores de una cultura a la que él se acercó después de haber trabajado tanto tiempo con los sonidos y ritmos de Caribe. La música de Mucho Indio aparece en la banda sonora de la aclamada película El abrazo de la serpiente.

Sembrar, eso hizo Ocampo en su prolífica vida. Sencillo, callado, casi siempre detrás de las bambalinas, sus ideas musicales les permitieron brillar y ganar notoriedad a nombres que hoy son marcas como Carlos Vives o la agrupación Bloque de Búsqueda.

Ocampo fue un buen hombre y un buen músico. En ambos aspectos y en muchos más dejó un gran legado. Uno de ellos, sin duda, su aporte para interpretar música de la costa Caribe con instrumentos que no son propios de esa tradición. Ni Ocampo (ni Iván Benavides ni Carlos Vives) fueron pioneros del acercamiento del rock y del pop al folclor colombiano. Agrupaciones como Génesis, liderada por Humberto Monroy, la Columna de Fuego y Malanga, por citar tres de ellas, ya lo habían hecho al despuntar la década de los 70.

Alejandro Gómez, guitarrista, cantante y compositor conoció a Teto Ocampo en 1992 en un concierto del dúo Iván y Lucía en su colegio. Le pareció que era el mejor guitarrista que había visto en su vida. Más adelante volvió a encontrarlo en lugares donde ambos se presentaban a tocar. Gómez recuerda que allí Teto Ocampo e Iván Benavides interpretaron algunas canciones del álbum La tierra del olvido que aún no se habían grabado. “Después pasó un buen tiempo hasta que en 2010 más o menos volví a acercarme a él por un amigo en común y empecé a tomar clases con él”. Desde esa época ambos tuvieron una relación muy cercana y compartieron muchas cosas.

Gómez afirma que Teto Ocampo se inventó la manera de tocar la guitarra para interpretar ritmos del Caribe en los que en su tradición no se utiliza ese instrumento. “Él terminó inventándose de alguna manera lo que es hoy la música colombiana. El tropipop. Su manera de tocar la guitarra fue única”. Gómez agrega que en el caso concreto de Los Clásicos de la Provincia, el álbum de Carlos Vives que le dio un nuevo rumbo y nuevos alcances a la música popular colombiana, su aporte fue decisivo. “Teto aprendió a tocar La gota fría en su casa con los miembros de su familia en Río de Oro. Muchas canciones de ese repertorio las aprendió a tocar en su infancia, en su juventud, y después las versiones que terminamos haciendo todos fueron las que él impuso. Él es muy importante desde el lugar de la guitarra colombiana. Todas esas músicas en la costa Atlántica, la cumbia y todo lo relacionado con la cumbia, no tiene guitarra. Entonces él implantó la manera de tocar cumbia con guitarra”.

Gómez también destaca la importancia de Teto Ocampo como pedagogo. Señala que basta mirar su página de Facebook para encontrar allí decenas de mensajes de agradecimiento de músicos que fueron sus alumnos o que se inspiraron en su manera de tocar. “En mi caso a mí me cambió totalmente la vida cuando entré a recibir clases con él. Fue algo a lo que se dedicó todo el tiempo y muchas personas cambiaron su manera de ver la música colombiana porque, más allá de nacionalismos, él inspiró ese orgullo de ser colombianos por nuestra música, como él la tocaba”.

Más adelante Ocampo también se encargó de estudiar y grabar las músicas indígenas, en particular las arhuacas, de elaborar arreglos e incluso un libro de partituras.

Gómez también resalta la manera como Ocampo acercó a muchos intérpretes y aficionados al lado espiritual de la música. “Teto nos hace recordar que la música está hecha con una función espiritual, de ritual y de acompañamiento de la existencia. A todos nos cambió la vida en ese sentido. Y como era tan buen guitarrista y tan buen músico era muy inspirador, era maravilloso recibir esa información de una persona tan talentosa y tan única".

Ocampo siempre le imprimió su toque particular a todo lo que interpretaba, así fuera su versión de una canción de Rubén Blades, señala Gómez. “Eso es algo que no se encuentra todos los días”. También resalta la manera como Ocampo escribía los textos de sus canciones. “Tenía una manera especial de escribir y de sorprender, todo el tiempo mostraba algo nuevo o decía las cosas de otra manera”. de otra manera de decir una nueva manera de hacerlo todo el tiempo siempre con esa con esa curiosidad.

Con Juan Carlos Padilla
Ernesto 'Teto' Ocampo, Alejandro Gómez y Jan Carlos Padilla, bajista, compositor, arreglista y productor.


La producción musical fue otra faceta muy importante de la carrera de Ocampo. Por ejemplo, él fue uno de los productores del álbum La tierra del olvido, de Carlos Vives. “Cada proyecto que él produjo suena diferente. Hizo que el artista sonara como una cosa única y auténtica”. También dejó como ejemplo que a pesar de haber logrado un gran éxito en Latinoamérica, Europa y Estados Unidos en las giras de Carlos Vives y del Bloque de Búsqueda, decidió dejarlos porque quería hacer otras cosas, una actitud muy arriesgada que le costó económicamente pero le permitió seguir el camino espiritual que quería y buscaba y lo logró. “Una muestra de que se puede dedicar la vida a la música de otras maneras, sin buscar la fama ni el primer plano”, dice Gómez.
Muchas de las semillas que sembró Teto Ocampo a lo largo de su vida dieron su cosecha en las últimas tres décadas. Muchas otras más brotarán en los días por venir. Gracias, Teto.


El Playlist de los amigos.
CAMBIO le pidió a algunos de sus amigos que entre todos elaboraran una lista de canciones en las que participó Teto Ocampo y que de alguna u otra manera fueron significativas para ellos. Aquí está este pequeña ofrenda musical.


Alejandro Gómez:
Kumuchikayu - Mucho Indio.

“Es de un documental llamado Los pájaros”

Mamá Lulú - Curaitivo

“Una canción que él grabó conmigo”.

Carlos Vives:
Zhigonezhi – Carlos Vives.

“La última canción que hicimos, publicada en el álbum Cumbiana, lo que él imaginaba que era la música prehispánica, sin armonías ni tonos menores, no había llegado Europa. Yo lo bauticé Zhigonezhi, un término kogui que alude a la capacidad de vernos en el otro”.

Cuando me muera – Teto Ocampo y Carlos Iván Medina (En vivo en La Tele)

Iván Benavides:
La tierra del olvido – Carlos Vives

Hay un daño en el baño – Bloque de Búsqueda

Cubeo – Mucho Indio

“La destilación de su laboratorio paleofuturista”

Wish you were here - Pink Floyd
“Solíamos cantarla juntos en muchas noches con los amigos”.
(745) Pink Floyd - Wish You Were Here - YouTube

Conozca más de Cambio aquíConozca más de Cambio aquí