Las semanas decisivas de Luis Fernando Velasco en el Congreso

Crédito: Colprensa

25 Julio 2023

Las semanas decisivas de Luis Fernando Velasco en el Congreso

Con varios reveses legislativos en los últimos meses y la sombra de Roy Barreras todavía rondando en el Capitolio, el ministro del Interior, Luis Fernando Velasco, enfrentará días determinantes en el Congreso que pondrán a prueba su capacidad de rehacer acuerdos y construir nuevos.

Por: Redacción Cambio

Entre aquí para recibir nuestras últimas noticias en su WhatsAppEntre aquí para recibir nuestras últimas noticias en su WhatsApp

El ministro del Interior, Luis Fernando Velasco, llegó al gabinete hace unos meses con la misión de apagar el incendio que produjo el paso de la reforma a la salud por la Comisión Séptima de la Cámara. Velasco relevó a Alfonso Prada, ahora embajador en Francia, con el objetivo de recomponer las mayorías en el Congreso para el Gobierno, ganar terreno en el Senado y mantener la sartén por el mango en la Cámara, con la ayuda de la facción de liberales "progresistas".

Aunque las gestiones del ministro del Interior a favor del Ejecutivo sirvieron, por ejemplo, para que el Plan Nacional de Desarrollo se aprobara en el Congreso y no fuera necesario echar mano del decreto presidencial, en otros frentes Velasco ha tenido que cargar con el peso de las derrotas políticas, como el hundimiento de la regulación del cannabis y la reforma laboral, el estancamiento de la reforma a la salud y recientemente la elección de Iván Name como presidente del Senado, en contravía del deseo del Gobierno, que se unió a última hora y a regañadientes a la aspiración de Angélica Lozano y aun así perdió.

El malestar del ministro del Interior en la plenaria del Senado del 20 de julio fue evidente, tanto es así que no se quedó a escuchar el discurso de Name y salió rápidamente del Salón Boyacá sin cruzar saludo con congresistas de la coalición.

Velasco y el Gobierno tenían presupuestado mínimo 60 votos para Lozano, pero al final solo consiguieron 50, cuatro menos que Name, que rebuscó apoyos en la oposición, los independientes y algunos liberales. Los días posteriores a la elección de las nuevas directivas del Congreso fueron de cruce de declaraciones entre Luis Fernando Velasco e Iván Name. El ministro adjudicó la victoria del senador verde a "la inteligencia de armar una coalición de líderes tradicionales de la política colombiana que, evidentemente, tienen una fuerza específica en el Senado de la República". Name respondió: 

"Sí, a mí me eligieron también jefes políticos que llevan una trayectoria y una presencia. Faltó él (Luis Fernando Velasco), que es un líder tradicional derrotado desde hace años, que no pudo permanecer en el Congreso y que lo adoptaron en el Gobierno", dijo Iván Name.

A pesar de la subida de tono entre la cabeza del Congreso y el titular del ministerio de la política, CAMBIO conoció que Velasco y Name ya empezaron a hacer sus primeros acercamientos cordiales por iniciativa gubernamental para encontrar acuerdos y atajar a toda costa una parálisis legislativa impulsada desde la presidencia del Senado. Ambos podrían reunirse en los próximos días para limar asperezas y evitar que la confrontación lleve a Name a los brazos de la oposición sin oponer mucha resistencia.

Eso sí, la Casa de Nariño sabe que con Name el margen de maniobra es muy inferior comparado con el que se tuvo con Alexander López y –sobre todo– con Roy Barreras. El comentario constante en los pasillos del Congreso es que la ausencia de Roy, y no la de Alfonso Prada, ha sido una de las causas principales para la mala racha del Gobierno en el Legislativo.

En este escenario hostil, el ministro Luis Fernando Velasco se jugará su capital político y hasta su permanencia en el gabinete en las próximas semanas, durante las cuales tendrá varias pruebas de fuego, como la elección de las presidencias de las comisiones, la continuación del debate de la reforma a la salud en la Cámara, el nuevo comienzo para la reforma laboral y la llegada a la plenaria del Senado de la reforma pensional. CAMBIO conoció que, por lo menos en lo relacionado con la reforma a la salud, el avance en los diálogos políticos no fue tan significativo como se esperaba, aunque sí se logró restablecer la comunicación con los gremios de las EPS y asociaciones de pacientes. "Yo aspiro a que entendamos la necesidad de un cambio sustancial en búsqueda de la prevención de la enfermedad", dijo el ministro de Salud, Guillermo Alfonso Jaramillo.

Según las cuentas voto a voto, el Gobierno no tendría inconvenientes en que el proyecto de salud supere la plenaria de la Cámara, pero el camino se pondrá cuesta arriba en el Senado, pues la votación de Iván Name fue un campanazo para Velasco sobre la hostilidad que hay en la cámara alta del Congreso.

Conozca más de Cambio aquíConozca más de Cambio aquí