TODO PAGO
13 Febrero 2022

Daniel Coronell

TODO PAGO

La justicia debe decidir si investiga estas pruebas o si todo queda pagado con los dos millones de dólares que entrega Carlos Mattos.

Carlos Mattos estuvo dispuesto a pagar dos millones de dólares al abogado Luis David Durán Acuña, principal testigo en su contra, para que se callara y se echara la culpa. Ahora Mattos ofrece pagarle dos millones de dólares a la Rama Judicial y a la Fiscalía para cubrir con un manto de silencio la probable participación de sus hermanos Jorge Mattos y Alfonso ‘Poncho’ Mattos en sus delitos.

Los señores Mattos, que siguen dándose la gran vida, no pueden estar por encima de la ley. Sus inmensas fortunas no los pueden poner a salvo de la acción de la justicia.

La “Rama Judicial” firmó complacida un preacuerdo en el que Mattos se compromete a entregar una cifra —muy alta con relación a las indemnizaciones que históricamente se han pagado en Colombia— pero apenas una propina, un pago de baratija, considerando la plata con la que se quedó Mattos comprando a funcionarios judiciales para torcerle el brazo a la multinacional coreana Hyundai y así obtener una multimillonaria indemnización.

No deja de ser risible que la Rama Judicial sea la víctima y que su representante sea el doctor Francisco Bernate, íntimo amigo y corifeo en las redes sociales del abogado Iván Cancino, apoderado de Mattos.

La justicia tiene evidencias de la participación de los hermanos de Carlos Mattos en la ejecución de sus delitos. Jorge Mattos y Alfonso ‘Poncho’ Mattos se reunieron con un funcionario judicial comprado por Carlos Mattos para que tomara las medidas cautelares que necesitaba para doblegar a Hyundai. 

El testigo que incrimina a los hermanos de Mattos es el abogado Luis David Durán. Él ha declarado que viajó a Bucaramanga junto con Jorge Mattos y Alfonso Mattos para encontrarse con el secretario de uno de los jueces comprados para que les informara sobre el estado del proceso.

La mañana del lunes 25 de abril de 2016, los visitantes del aeropuerto de Palonegro que sirve a la ciudad de Bucaramanga contemplaron el aterrizaje de un elegante jet privado. A bordo venían los señores Jorge Mattos, un controvertido constructor frecuentemente envuelto en pleitos con sus clientes, y su hermano Alfonso ‘Poncho’ Mattos, gris excongresista conservador y beneficiario de una polémica absolución por el asesinato de un líder social. 

Con ellos viajaba un tercer pasajero, Luis David Durán Acuña, quien actuó como pagador de varios de los sobornos de Carlos Mattos. Durán declaró bajo juramento que —por encargo directo de Carlos Mattos— fue con Jorge y Poncho Mattos a Bucaramanga para reunirse con el sobornado Dagoberto Rodríguez, oficial mayor del despacho del juez comprado Reinaldo Huertas. Ellos tenían la misión de averiguar sobre el avance del pleito contra Hyundai.

Además de su declaración ante la Fiscalía, sobre la que nadie quiere hablar ahora, existe un manuscrito del abogado Durán que en uno de sus interesantes puntos señala: “En otra oportunidad, más o menos para la misma época, por cierto, Carlos José Mattos no estaba en Colombia, me pidió que acompañara a sus hermanos Alfonso Mattos y Jorge Mattos a Bucaramanga, a entrevistarnos con Dagoberto Rodríguez para saber cómo estaban los asuntos dentro del proceso”. 

No es la única prueba de la reunión de estos señorones con el modesto y comprado secretario del juzgado sexto civil del circuito de Bogotá. La huella de esa junta, lejos de las miradas indiscretas, quedó en dos interceptaciones telefónicas que están en poder de la Fiscalía.

La primera es un mensaje de voz dejado en el buzón del celular de Jorge Mattos el día 5 de agosto de 2018 a las 12:42 p.m. La nota de los investigadores del CTI de la Fiscalía afirma: “Early (ep) deja mensaje de voz a Jorge confirmándole que el vuelo fue el 25/04/2016 de Bogotá a Bucaramanga retornando el mismo día, los pasajeros fueron Jorge Mattos, Alfonso Mattos y Luis David Duarte Acuña”. El analista deja una última anotación en el registro de la interceptación: “Cabe aclarar que el primer apellido de Luis David es DURÁN y no Duarte”.Comunicacion1 columna Coronell

Apenas ocho minutos después, Early consigue comunicarse con Jorge Mattos y le reitera la identidad de los pasajeros y la fecha del viaje: abril 25 de 2016. El analista agrega como nota final: “Early al parecer es el piloto del avión personal de Jorge Mattos”.Comunicacion2 columna Coronell

La justicia debe decidir si investiga estas pruebas o si todo queda pagado con los dos millones de dólares que entrega Carlos Mattos.

Más columnas en Los Danieles

Contenido destacado

Recomendados en CAMBIO