Luis Alberto Arango
11 Marzo 2022

Luis Alberto Arango

El secreto del seguro de deudor

Un valor que a simple vista es despreciado puede significar un ahorro de cientos de miles de pesos al año.

Entre aquí para recibir nuestras últimas noticias en su WhatsAppEntre aquí para recibir nuestras últimas noticias en su WhatsApp

Al contratar créditos personales con la banca colombiana, hay un aspecto particular que las entidades financieras prefieren que usted no conozca. Este aspecto no lo esconden, pero tampoco lo publicitan. Se trata de la posibilidad de contratar el seguro de deudor y otros seguros relacionados -dependiendo de la naturaleza de la deuda- con compañías de seguros distintas a la señalada por el banco.

Esta posibilidad podría generar un ahorro sustancial en el pago de la prima del seguro. Ahorro que puede llegar a ser de un poco más del 50 por ciento del valor de la prima del seguro contratado por el banco que otorga la deuda. El ahorro, dependiendo del valor del crédito y de la edad del deudor entre otras cosas, puede significar varios cientos de miles de pesos al año. Nada despreciable.

La banca inequívocamente ofrece un invaluable servicio prestando dinero para comprar vivienda, vehículo, bienes de consumo o para operaciones especiales de cualquier tipo. Sin la banca comercial, la actividad de consumo, ahorro e inversión no existiría en el país. Los bancos logran canalizar ahorros del público para financiar todo tipo de actividades empresariales y personales que mueven la economía colombiana.

La capacidad de captar ahorro y colocar préstamos por parte de la banca permite que todos ganen: los ahorradores, los deudores, el país y desde luego el banco. Sin embargo, para cuidar el dinero que prestan y que pertenece a los ahorradores, la banca debe protegerse en caso de que el deudor -persona natural- fallezca o tenga una incapacidad que le impida pagar la cuota del crédito.

También la banca debe protegerse si, en el caso de un crédito hipotecario, el bien que se entrega en garantía se incendia o sufre serias averías por causa de un terremoto.

Para esto último la normatividad colombiana exige, a las entidades financieras que otorgan créditos hipotecarios, la existencia de un seguro de incendio o terremoto sobre los bienes inmuebles hipotecados. Seguro que debe ser a cargo del deudor.

El ahorro en el valor de la prima del seguro de deudor es de un 41 a un 77 por ciento que en pesos se traduce en un ahorro de $834,000 a $1,584,000 al año.

Cuando se trata de un crédito distinto del hipotecario, si bien no hay obligación legal de requerir un seguro de deudor o de incapacidad, las entidades financieras lo exigen como parte de sus políticas para mitigar riesgos. Este es usualmente un seguro denominado de fallecimiento o incapacidad total o permanente del asegurado, reconocido por las siglas ITP (Incapacidad Total y Permanente). Esta última entendida como la pérdida del 50 por ciento o más de la capacidad laboral del asegurado, como consecuencia de lesiones corporales causadas por un accidente o por enfermedad.

Tomar un crédito personal, si se tiene capacidad de pago y se cumplen los requisitos del banco, es un proceso relativamente ágil y los bancos tienen esquemas diseñados para facilitar el proceso en todos los aspectos posibles, pues forma parte de su vocación institucional.

Al revisar el extracto de un crédito siempre aparecerá una casilla destinada a mostrar el valor que corresponde al pago de la prima del seguro. Allí se mostrará una cifra que seguramente no es un valor representativo para el orden de magnitudes de un crédito, y posiblemente por eso puede pasar desapercibida.

Por ejemplo, simulé en el sitio web de uno de los bancos más grandes del país, la cuota mensual de un crédito de libre inversión de $140 millones a 5 años para una persona con edad entre los 40 y 50 años y el resultado fue de $3,357,000. Esta cuota tiene incluido un seguro de vida de $168,000, cifra menor frente al valor de la cuota de $3,357,000 y que puede pasar desapercibida.

Mientras la cifra de la prima del seguro de deuda de un crédito puede no ser llamativa para muchos, las entidades financieras no hacen el mayor esfuerzo por mencionar que sobre esa cifra podría haber un ahorro sustancial. Ahorro que se logra si se contrata el seguro de deuda con compañías distintas a la que ofrece el banco otorgante del crédito.

El procedimiento de endoso del seguro es sencillo y sin trabas, pero requiere tiempo y decidido interés para lograr el cambio.

En el ejemplo del crédito de $140 millones, si el seguro de vida se cotiza directamente en una empresa de seguros el valor de la prima puede variar entre $37,000 y $98,500 mensuales dependiendo de si incluye ITP o no. Es decir que el ahorro en el valor de la prima del seguro de deudor es de un 41% a un 77% que en pesos se traduce en un ahorro de $834,000 a $1,584,000 al año. Cifras nada despreciables y que vale la pena ahorrar.

Dicho de otra forma, en el cobro de la prima del seguro de deuda también gana el banco y es entendible que en todos los aspectos posibles y razonables el banco quiera hacer un negocio. Sin embargo, la normatividad colombiana es clara al señalar que el deudor es libre de contratar los seguros que exija el banco con la compañía de seguros que desee.

Ahorrar en el pago de la prima del seguro de deudor requiere dedicar tiempo para explorar opciones. Al encontrar el seguro adecuado y que genera ahorro, se sigue un procedimiento muy simple ofrecido por el banco. Esta operación se denomina: endosar el seguro.  El procedimiento es fácil y sin trabas, pero requiere tiempo y decidido interés para lograr el cambio.

Usualmente consiste en enviar a un correo electrónico toda la documentación del nuevo seguro, teniendo en cuenta que el beneficiario será el banco y en pocos días el cambio quedará hecho.

En este mundo digital en el que vivimos, hay empresas financieras que mediante portales de internet y de manera gratuita hacen la búsqueda de opciones de seguros buscando optimizar el valor de la prima.

Encontré, por ejemplo, una plataforma digital de seguros que se llama Figuro que cotiza con diferentes entidades el seguro que se acomoda a la deuda y al perfil del deudor y que se encarga de todo el proceso de endoso de manera gratuita. Pocas cosas son gratis en la vida. La plataforma gana una comisión por parte del asegurador, razón por la cual la comisión no es un costo adicional para el usuario. Comisión bien merecida si logra un ahorro.

De paso, si usted presta un monto significativo de dinero a un amigo, no sobra pedirle que expida un seguro de deuda y de ITP a su favor, como lo haría un banco.

El gerente general de Figuro, Juan Camilo González, me confirmó que con el servicio de optimización que ofrecen logran ahorros que en promedio pueden ser del 50 al 70 por ciento del valor de la prima. Porcentajes similares a los que se obtienen de ahorro cuando se comparan las cotizaciones que hice en una compañía de seguros contra las que hice en un banco, tal y como presenté antes.

González también me confirmó que, dependiendo del valor de la deuda y de la edad del deudor, el ahorro puede llegar a ser de casi un millón de pesos anuales.

Y si no es a través de portales especializados, un asesor de seguros puede ayudar en la búsqueda de alternativas para lograr ahorros similares o bien se puede hacer ese proceso explorando cotizaciones directas de empresas de seguros que operan legamente en Colombia.

De paso, si usted presta un monto significativo de dinero a un amigo, no sobra pedirle que contrate un seguro de deuda y de ITP a su favor, tal y como se lo pediría un banco. Una solicitud como esta no debe ser tomada con reservas. Si el amigo lo cuestiona ante esa mínima solicitud para cubrir un riesgo latente y real, es mejor que no le preste dinero al amigo. Así no pierde la plata y de paso la amistad.


Si conoce otros secretos que entidades financieras eviten contar y que signifiquen ahorros para un deudor, por favor, cuénteme.

Continúan las estafas a empresas suplantando a la Federación Nacional de Cafeteros y también a Cemex. Si usted conoce casos, por favor escríbame.

Conozca más de Cambio aquíConozca más de Cambio aquí

Más Columnas