Necesitamos garantías
13 Mayo 2022

Mariana Garcés

Necesitamos garantías

El ambiente está verdaderamente enrarecido. Lo que viene aconteciendo va volviendo todo más  y más pesado. A veces es difícil  hasta respirar. Para ser sinceros, uno cree que se ha llegado a lo más cruel de la realidad nacional, pero a diario aparecen nuevas sorpresas.

Apenas terminábamos de oír los aterradores testimonios sobre los falsos positivos por parte de los militares que con valor confesaban haber asesinado a civiles campesinos haciéndolos pasar por guerrilleros armados y así contabilizarlos como “trofeos de guerra”, cuando empezaron a rodar los videos de las balaceras contra la población civil ahora en manos de lo que se conoce como el Clan del Golfo. 

El Clan del Golfo se pasea a sus anchas matando ciudadanos en municipios de Chocó, Antioquia y la costa norte. Las fuerzas armadas que se desplegaron con tanta energía para contener las manifestaciones del estallido social, ahora brillan por su ausencia por esas poblaciones donde recrudeció la violencia con todo su poder de sometimiento. Zapateiro y sus hombres, desaparecidos. Ni el ejército, ni la policía ni el Esmad; la población civil inerte, desprotegida y a su suerte. La ley del monte donde sobrevive el más fuerte y el más violento.

El espectáculo del Congreso y los insultos entre senadores, militantes hoy del Pacto Histórico y el Centro Democrático, sube aún más la temperatura. Acusaciones graves de un lado y de otro. El sinsentido, un lenguaje soez e inapropiado. Qué ejemplo el que le dan al país desde el “templo de la democracia”. 

La señora procuradora Cabello Blanco con sus decisiones absurdas inhabilitando a los alcaldes de Ibagué y de Medellín; excediéndose en sus facultades y actuando por fuera de la ley y de manera arbitraria. Colombia repite una y otra vez las mismas conductas y no aprende de su historia. Ni siquiera de la más reciente. ¿Se les olvidó acaso lo que aconteció cuando el procurador Ordóñez adoptó medida similar contra Gustavo Petro? No. No se les olvidó. Este gobierno, o los organismos de control que son de bolsillo, premeditadamente toman decisiones para favorecer sus intereses. Tal y como lo hicieron con la ley de garantías a sabiendas de que llegaría la declaratoria de inconstitucionalidad. La procuradora también sabe que su medida se irá al traste. Pero, por ahora, les parece prudente sacar al alcalde Quintero de la contienda.

Posiblemente los alcaldes han participado en política; como también se sabe no son los únicos funcionarios que lo han hecho; la medida aplicada es improcedente y solamente les cae a ellos el peso abusivo de la Procuraduría. Este gobierno hace todo aquello que favorezca los intereses de su “patrón” y de su candidato Federico Gutiérrez; sin embargo, en cada “jugadita” vuelven a equivocarse. El verdadero jefe de debate de Gustavo Petro son las equivocaciones diarias del ejecutivo, tratando de que esto siga igual y apostando a que el poder se perpetúe en manos de la derecha. Esto radicaliza aún más a la ciudadanía.

¿Por qué esperan a que falten menos de tres meses para terminar el gobierno y toman la decisión de aumentar el sueldo de los integrantes de las fuerzas armadas en un valor que oscila entre un 10 y un 35  por ciento? ¿Qué buscan con esa medida? 

El gobierno tiene la facultad, con sus desaciertos, de intranquilizar a los ciudadanos; ya era suficiente con el aumento del desempleo, con la cantidad de pobres y de pobres extremos, y el insufrible costo de vida, para estar enormemente preocupados. Ahora, a estos problemas, se suma la poca imparcialidad que frente a la contienda electoral tiene el equipo del presidente Duque. 

El país necesita garantías para que sigamos creyendo que es viable. Necesitamos un gobierno que nos devuelva en algo la confianza; que nos dé certezas de que se han adoptado la totalidad de medidas para que la Registraduría adelante la tarea de contar los votos con probidad. Necesitamos saber, sobre todo, que el resultado será respetado, cualquiera que este sea. 

La solución que el país necesita no se encuentra en los extremos; es urgente reaccionar a tiempo; la responsabilidad está en nuestras manos. Federico Gutiérrez cuando lo sacan del “libreto” evidencia su falta de preparación para manejar a Colombia. No resistimos seguir gobernados por inexpertos. Parte del equipo de Gustavo Petro tiene como misión quemar a Sergio Fajardo; uno diría que en todo partido existen personas que actúan por iniciativa propia y por fuera de la agenda del candidato. Eso no es del todo extraño. Lo que resulta inaceptable es que no hubo un pronunciamiento serio y contundente por parte de Petro rechazando la conducta de su senadora electa. Juego limpio señoras y señores por parte del gobierno y también de los candidatos y sus equipos.

Más Columnas